Psico

Cuatro tips para vivir de forma positiva

Ese amigo difícil de llevar, el compañero que parece estar enfadado con el mundo o el que nos quita la energía positiva. Existe un camino para huir de lo tóxico y negativo, y empieza en el poder de tu mente.

Según el psicólogo Roy Baumeister, estamos ‘diseñados’ para pensar más mal que bien. Por ello, un suceso negativo nos impacta hasta 5 veces más que cualquier cosa positiva. Haz memoria y piensa en tus últimos días, ¿has pensado en algo malo? Es algo que nos ocurre a la mayoría de personas, pero no desesperes, tiene solución y está en tu cabeza.

El poder del pensamiento

Aunque aparentemente “nada está bajo nuestro control” pero si podemos gestionar es cómo pensamos, nos expresamos y reaccionamos ante situaciones complicadas. Aunque podemos decidir ser constructivos y positivos esta tarea se complica cuando nos toca convivir con personas negativas / gente tóxica. Carla Sánchez, cofundadora de la plataforma theholisticconcept.app, experta en bienestar y gestión del estrés, ha desarrollado una serie de trucos para ir generando mayor positivismo en la mente y así alejar todo lo negativo que ‘contamina’ nuestro bienestar emocional.

1. Empatía: En lugar de reaccionar a los comentarios negativos como si fuese un ataque directo, acude a la curiosidad y preguntémonos por qué la otra persona se expresa así. Quizás, mostrando mayor empatía, escuchando y planteando el problema desde la calma, se pueda orientar la conversación en una dirección más constructiva que evite continuas confrontaciones.

2. Conservar la tranquilidad: Cuando nuestro interlocutor es una persona reactiva y muestra un comportamiento agresivo, debemos respirar profundo y poner en práctica nuestra faceta más conciliadora. ¿Cómo? Hay que intentar mantenerse frío en la discusión, usar un lenguaje claro y tranquilizador para que el otro reflexione sobre lo que dice.  Si la comunicación no fluye, a veces conviene retirarse y posponer la conversación para otro momento en el que haya más receptividad.  

3. Puede que el ‘ataque’ no sea personal: Suele ser algo más profundo relacionado con aspectos íntimos que desconocemos el momento que se está pasando, conflictos familiares, de pareja etc.

4. Ponerse en los zapatos del otro por un instante ayuda: No es necesario que nos convirtamos en ‘San Compasivo’, basta con mantener la cordialidad para intentar allanar el terreno.

La importancia de las palabras

La palabra no solo genera una actitud en nosotros, sino también en las personas con las que convivimos cada día impactando en sus emociones. ¿Y si comenzáramos a elegir las palabras que decimos de una forma más consciente?  Mejorar las palabras que escogemos para describirnos es un camino constructivo que puede mejorar lo que manifestamos.

Hay que intentar evitar expresiones negativas como “no puedo”, “no debería”, “necesito”, o “tengo que”, ya que nos privan de nuestra capacidad para manifestar plenitud. El antídoto para esto es permitir el “sí” en el pensamiento. “Sí” es aceptación, afirmación y acción, cuando hay un “sí” comienzan a suceder cosas. “Sí quiero”, “sí puedo”…Las afirmaciones positivas son una técnica de re-programación mental que nos ayuda a mantener a raya la negatividad, el miedo y la inseguridad entre otras emociones difíciles, desarrollando resiliencia y sacando músculo a la inteligencia emocional.

Escribe un comentario