Pasarelas

Esto es lo que necesitas saber sobre la Semana de la Moda de Milán

Formato híbrido, entre videos y presentaciones en petit comité. ¿Los jóvenes? Los protagonistas. Aunque también la sostenibilidad. Es la Semana de la Moda de Milán, dejando huella. 

Porque si París apostó por un formato completamente digital, Milán le sigue los pasos, aunque no del todo. Porque algunas marcas necesitan el show. Aunque eso sí, limitando (al máximo) el aforo. 

Etro

La marca fue una de las que decidió celebrar una reunión informal en el emblemático Four Seasons Hotel de Milán.

Siempre inspirado en el mundo de los viajes y esencialmente arraigado en una idea de familia extendida, ETRO, que rinde homenaje a la ubicación de Milanese, retrata a los diferentes huéspedes de un hotel internacional, ingresando y saliendo con sus personalidades peculiares y su riqueza de experiencias y recuerdos.

Para mantener el compromiso continuo de la marca con la sostenibilidad, Etro empleó telas ecológicas, pero también manipuló textiles de archivo para un emocionante proceso de reciclaje. Todas identificadas por la etiqueta especial Benetroessere, estas piezas únicas incluyen pantalones de mezclilla y chaquetas hechas a mano con telas vintage, mientras que las camisas están hechas de hilos de eucalipto y las camisas de polo se realizan en un textil especial obtenido a través del reciclaje de botellas de plástico.

Prada

Dividido en 5 capítulos y desde diferentes perspectivas, Prada pretende mostrar la globalidad mundial, porque somos diferentes, porque eso es lo que marca la diferencia.

Así, la atención se fija en la ropa: simple, llana, con un uso y un valor, una longevidad y un lugar dentro de la vida de las personas. A medida que los tiempos se vuelven cada vez más complejos, la ropa se vuelve sencilla, sin ostentación, máquinas para vivir y herramientas para la acción y la actividad.

La colección de julio de 2020 se centra el significado de Prada. Cómo se usa la ropa, dónde y por qué. A menudo, sus significados son compuestos y multiplex: hablando simultáneamente de ropa deportiva y formalidad, de clasicismo y futurismo. Las piezas son paradojas, situadas en múltiples mundos, así como su debut, maracado por una panoplia de creativos.

Vuitton

Empieza el juego: para la última colección de Louis Vuitton, Nicolas Ghesquière juega con la contradicción de un viaje inmóvil.

Este año, en lugar de llevar su colección Crucero de viaje, el director artístico de mujer nos invita a un viaje muy personal, a través de su pasado, presenta y las infinitas posibilidades del porvenir. Este tiempo de introspección afirma que la moda es un juego: explora el territorio característico de Nicolas Gherquière, juega con las emociones del estilo, colores memorables, instantes cautivantes y la artesanía de la alta costura.

Escribe un comentario