Gastro

La guía (imprescindible) de Torrijas en Madrid

Es uno de los mejores majares que nos trae la Semana Santa. Hablamos de torrijas y si bien estamos seguros que no faltaban en casa de tu abuela, ahora puedes salir y seguir disfrutando de ellas – como recién hechas.

No hay Semana Santa (ni Cuaresma) que pase sin que queramos disfrutar de unas buenas torrijas. Para muchos, su mejor versión siempre será de vino, pero para la gran mayoría de los mortales su versión con leche, azúcar y canela es una auténtica debilidad. Su éxito es incuestionable y gracias a la aparente facilidad de su elaboración, a la sencillez de sus ingredientes y sobre todo a lo increíblemente ricas que están, se consumen a lo largo y ancho de todo el país.

“Era un plato de aprovechamiento que en sus orígenes se preparaba con el pan duro que quedaba en las casas”. Nos cuenta Moncho López, maestro panadero y alma mater de los establecimientos Levaduramadre Natural Bakery. “Actualmente casi todo el mundo prepara las torrijas con un pan creado para tal fin, porque quedan muchísimo más cremosas, no se rompen tanto y están mucho más buenas”.

Se trata de panes que suelen estar enriquecidos con otros ingredientes diferentes a los que se encuentran en el pan tradicional: “Nosotros le añadimos leche, huevos y azúcar para que quede sabroso y cargado de sabor, y además hacemos ese pan con una cierta consistencia porque para preparar la torrija hay que cortarla, empaparla, rebozarla, freírla… y la rebanada de pan debe quedar entera al terminar todos estos pasos”.

¿Dónde comer torrijas en Madrid?

Porque quizá lo viste hacer a tu abuela (o a tu madre) y no te atrevas con ello… O porque, simplemente, cualquier excusa es buena para salir, hemos seleccionado las mejores torrijas de Madrid. Nuestra primera parada no podría ser en otro lugar en la calle Dr. Catello 19 y en uno de sus clásicos: La Raquetista. A los hermanos Aparicio les encumbraron sus torreznos, una obra maestra inapelable. y ahora sus torrijas. No las hacen con pan sino que la base es un sobao El Macho y las rematan con un helado de leche merengada. Una auténtica bomba gastronómica con la que empezar a salivar a distancia.

Torrija en La Raquetista
Torrijas en La Raquetista

Una lista en la que no puede faltar la propuesta de La Máquina (Jorge Juan, 12), que a su carta –acierto seguro en cualquier momento del año–, suma las torrijas. Cremosas y en su punto de dulzor, siguiendo la receta tradicional y sin florituras. Eso sí, siempre deliciosa. Y que contrasta con la propuesta al vino de La Malaje, en la calle Relatores 20 (zona de Tirso de Molina). Estos días Manuel Urbano incorpora las torrijas a su espléndida carta, haciendo un guiño a la vez a su exquisita bodega de vinos generosos.

El 5 de tirso Torrijas
Torrijas en El 5 de Tirso

Y como broche final, una de nuestras favoritas: en El 5 de Tirso (Tirso de Molina, 5). Un concepto de taberna castiza donde no pueden faltar ni la ensaladilla, ni los torreznos ni las torrijas, claro. Con textura “croqueta dulce”, esa que tanto les gusta a los entendidos, está elaborada con pan de brioche y que acompaña con uno de los mejores helados que puede existir en la faz de la tierra: el de leche merengada.

Cómo hacer torrijas en casa

En las pastelerías podemos encontrar cientos de variedades de torrijas, pero Moncho nos explica la receta tradicional de Levaduramadre: “Se cortan rebanadas de unos dos centímetros de grosor y las sumergimos en una infusión a base de leche, canela, azúcar y un toque de miel, que hemos preparado y dejado enfriar previamente. Una vez que están bien bañadas, las rebozamos con huevo y las freímos. Para acabar, hacemos un jarabe con lo que ha quedado de la leche y bañamos la torrija cuando ya se ha enfriado… ¡Y listo! El resultado es una torrija de toda la vida, como la que podrías comerte en casa de tu abuela”.

Escribe un comentario