Gastro

Entre viñedos, siente la emoción

Algo tiene el vino que nos cautiva. Sus aromas, sus sabores y todo lo que le rodea puede hacer de una escapada, un estallido de sensaciones. Y aquí podrás encontrarlas.

Para muchos será un fin de semana romántico. ¿Para otros? Una forma de huir del bullicio de la ciudad. O, simplemente, un buen plan para disfrutar de unos días con amigos. No importa el motivo, lo que ahora llaman “enoturismo” está de moda. Y más allá de visitar una bodega, conocer su historia, procesos de elaboración y algún que otro consejo con el que darnos de entendidos a la hora de descorchar una botella, el vino es un estallido de sensaciones.

Tanto, que en su entorno hemos querido descubrir nuevas emociones. ¿Uno de nuestros destinos favoritos? Abadía Retuerta Le Domaine. Una bodega “first class” situada en un monasterio del siglo XII, fundado por la Orden Premonstratense en España, y que mantiene toda su magia. Un lugar en que disfrutar de la alta gastronomía de Retrectorio junto a su chef, Marc Segarra –que en 2014 consiguió una estrella Michelín– y su propio huerto ecológico. Pero también, desconectar en su zona de aguas y tratamientos, en la que dejarse mimar por la figura del Spa Sommelier.

Santuario LeDomaine en Abadía Retuerta LeDomaine.

Relax, buen vino y desconexión. Suena bien, ¿verdad? Mejor lo podrás disfrutar en el Hotel&Spa Arzuaga, considerado el mayor complejo enoturístico de Ribera del Duero. Porque sabemos que beber, beberemos, nos encanta su sala de catas con vistas a los viñedos, pero también la posibilidad de perderse en su Spa –donde utilizan productos naturales con propiedades antioxidantes procedentes de la uva–, o simplemente disfrutar de la carta de su restaurante: Taller Arzuaga por Víctor Gutiérrez.

Hotel&Spa Arzuaga.

Un plan redondo. Aún más cuando el “extra” vinícola es potenciar la faceta más artística. Bodega Otazu quiere hacer del vino una experiencia y en su bodega, con 110 hectáreas de viñedos, podrás descubrir las obras modernistas de la Fundación Otazu, pero también sobrevolar el Señorío en helicóptero o participar en su actividad “Ser enólogo”, en la que realizamos en el ensamblaje final creando nuestro propio vino.

Bodega Otazu.

Suena interesante, ¿verdad? Más aún, si buscamos emociones tan sugerentes como un Escape Room o una “cata” diferente: la cosmeticata. Es la propuesta de Bodega Emina (Ribera del Duero) como una alternativa a las visitas guiadas entre viñedos y para dar a conocer su línea de cosmética Esdor, fusionándola con los sabores, olores y propiedades de sus vinos.

Escape Room en Bodegas Emina.

Una experiencia en torno a los viñedos en la que, aunque no tenga bodega, no podemos dejar escapar la Casona del Boticario. Un hotel boutique en La Rioja Alta, a 35 Km de Logroño, con tan solo 12 habitaciones dobles. Es el proyecto más personal de Mayang Sáez, una ex directiva de televisión, junto con su marido Benito Perelló, arquitecto, y en él podrás sentirte como en tu propio hogar, pudiendo visitar las bodegas de sus alrededores, como es Haro, Briones o Labastida.

La Casona del Boticario.

Escribe un comentario