Cuerpo

¿Qué hay más allá de compresas y tampones?

¿Aún sacas un tampón del bolso como si fuese contrabando? Aunque la regla ha perdido el tabú que la acompañaba siguen existiendo algunas incógnitas. ¿Hay algo más además de compresas y tampones? Las opciones son infinitas, solo tienes que encontrar la que mejor se adapte a ti, y a tu(s) regla(s).

Copa menstrual

Con un uso es sencillo y un precio entre los 15 y los 30 euros, se ha convertido en la opción favorita de muchas mujeres. Antes de utilizarla, se hierve en agua tres minutos y se introduce con las manos completamente limpias. No tiene por qué estar tan arriba como un tampón y después de usarse y vaciar su contenido, se vuelve a limpiar con facilidad. Además, permite dormirse con ella y tiene una vida de útil de años.

1/ Copa mestrual con aplicador, de Enna (32 €).

2/ Copa menstrual Lily Cup One, de Intimina (20 €).

Tampón sin cordón

El denominado tampón sin hilos  se comercializa asegurando que permite mantener relaciones sexuales sin tener que retirarlo y es un opción que, al igual que la copa, permite bastante libertad durante la menstruación. Es una especie de esponja que incluye un gel deslizante aséptico y una abertura para facilitar su retirada. Tiene una capacidad de absorción de ocho horas y se tira a la basura tras su uso.

1/ Tampón Hipoalergénico Confort 365, de Value+ (6,50 € 3 Uds).

2/ Soft-tampons, de Joy Division (4,95 € 3 Uds).

Braguita antimanchas

Este tipo de ropa interior, está realizada en un material flexible, que es capaz de absorber una gran cantidad líquido sin dejar que se traspase a la ropa. Además, evita olores y se ponen cómodamente como si llevaras unas braguitas normales. Así, este sistema puede usarse en cualquier momento del ciclo, de noche y de día, como método exclusivo o complementario a otros sistemas de protección higiénica. Tiene la misma vida útil que una braga convencional y tras su uso, se recomienda enjuagarlas ligeramente con agua fría hasta que el agua se aclare. Después de lavarlas de forma convencional, se aconseja secarla al aire libre para no alterar sus propiedades anti-fugas y no se deben planchar.

1/ Braga menstrual algodón bio Confort 365, de Dim (25,90 €).

2/ Tanga Moeri, de Cocoro (26,90 €).

3/ Braga menstrual París, de Loop (29,90 €).

Compresas reutilizables

Es un poco como las compresas que utilizaban nuestras madres y abuelas pero más sofisticadas y con materiales actuales. Son toallas que se pueden reutilizar varias veces y suelen estar realizadas con algodón orgánico. Además, al estar hechas de  materiales impermeables, permiten no manchar la ropa interior.

Deben limpiarse y mantenerse para que puedan durar mucho más. Pueden desinfectarse con unas gotas de vinagre o bicarbonato de sodio. Si te estás planteando optar por esta alternativa, hay que pensar, que como el resto de soluciones comentadas, no contaminan y son sostenibles. Al igual que las compresas tradicionales, pueden encontrarse con distintos tamaños y capacidades de absorción, sin embargo, sus defensoras aseguran que son más cómodas que las de plástico.

1/ Kit menstruaciones Zero Waste, de Vibrant (35,70 €).

2/ Compresas algodón orgánico absorción media, de My Planet (12 €).

Esponjas marinas

Es la variante natural del tampón sin hilos. Son reutilizables, se limpian con un jabón neutro y no contienen dioxina o fibras sintéticas. Antes de utilizarlas, hay que mojarlas con agua tibia, exprimir el agua y colocarlas. La esponja se expande adaptándose a tu cuerpo. Se retira, se limpia y se exprime y se puede volver a utilizar. Una vez terminado el ciclo menstrual, se desinfecta en un vaso de agua tibia, se deja secar y se guarda hasta el siguiente ciclo.

1/ Esponjas naturales pack 2 unidades, de Ilen (16 €).

2/ Esponja del mar caribe, de Banbu (7,50 €).

La importancia del cuidado

Hoy en día es importante prevenir las infecciones genitales por lo que debemos cuidar la salud de nuestra zona íntima. No nos olvidemos de que el pH de nuestra zona genital varía y no debemos darle los mismos cuidados que al resto de nuestro cuerpo. La vagina está protegida por un conjunto de microorganismos, cuya función es mantener el nivel de acidez adecuado y evitar la colonización de gérmenes patógenos externos. Sin embargo, esta defensa natural puede verse alterada por diversas causas como una higiene íntima excesiva o deficiente, las relaciones sexuales, el uso de los anticonceptivos etc. En España, el 75% de las mujeres han sufrido infecciones vaginales y por una buena higiene es imprescindible. Debemos limpiar la zona íntima, preferiblemente con un limpiador adecuado para ello.

1/ Mi primer gel íntimo, de Maûbe Petit (6,95 €).

2/ Aceite de espino amarillo, de Eiralabs (21,75 €).

3/ Jabón íntimo, de Münnah (14,90 €).

Escribe un comentario