Actualidad

¿Y si ellas contaran la historia?

En Roma había gladiadores… Y también gladiadoras. Por algún extraño motivo, hemos olvidado que en los ludus (centros de entrenamiento de gladiadores) se formaban también ellas.

Achilia, interpretada por Erika Sanz, protagoniza una de las batallas más épicas que recuerde “la arena” de Roma y podrás verla recreada en “El corazón del imperio”, una serie documental original Movistar+, creada por Santiago Posteguillo y dirigida por Israel del Santo, en la que por primera vez vemos a una actriz española en un personaje de acción. Esta vez serán ellas quien cuenten la historia.

Cuando me lo propusieron fui consciente de que requería mucha preparación física y que no sería fácil. Lo primero que me planteé es que necesitaba técnicas completamente nuevas para mí, como es el combate con armas, y enfocar tanto mi plan de nutrición como de entrenamiento en conseguir mayor tono muscular. Durante mes y medio, de lunes a sábado, realizamos un programa intensivo con el que logré ese aspecto fuerte y rudo que estaba buscando”, nos cuenta Erika Sanz, quien protagoniza a Achilia en “El corazón del imperio”.

1/ Combate de armas

Yo jamás había manejado una espada”, nos cuenta Erika. Y para dominar su uso, contó con Nacho Herraez Roberto Bonacini para aprender combate con armas. “En cinco horas diarias luchábamos (y mucho) pero sobre todo trabajamos el sistema de memoria muscular para que “en la arena” tuviera mucha más libertad al interpretar”, añade.

2/ Nutrición

Un entrenamiento tan duro implica un desgaste físico mucho más alto de lo habitual. “Es muy importante controlar la ingesta de alimentos, aún más cuando el objetivo es coger masa muscular y subir peso”, dice Erika Sanz. Una imagen ruda y fuerte propia de una gladiadora que necesitaba de cinco a seis comidas al día, en las que no podían faltar frutas, verduras y granos enteros acompañados por una buena cantidad de proteínas. “La última semana, para definir aún más el músculo y conseguir esa imagen fibrada, hice una descarga de hidratos reduciéndolos al mínimo, pero manteniendo el aporte de vegetales, proteína y grasas”.

3/Entrenamiento

Creadora del método fitness Booty Shape Movement, Erika Sanz completaba las tardes (con dos días de descanso a la semana) su entrenamiento con sesiones de fuerza. “Con Booty Shape Movement entrenamos todo el cuerpo, pero sobre todo el tren inferior con ejercicios específicos para glúteo. Sin embargo, una gladiadora tiene una forma física mucho más tosca, por lo que conté con Iker Martin de GND Nutrition para planificar un trabajo de pesas completo”. Una musculatura mucho más desarrollada que no solo era necesaria estéticamente, sino para estar a la altura “en la arena” de ellas, una gladiadora romana del siglo I.

Escribe un comentario