Pelo

Todo lo que debes saber para peinar y cuidar tus ondas

Cortas, largas, marcadas, deshechas… descubre todo lo que debes saber para lucir unas ondas de infarto.  Fans incondicionales del messy este es vuestro artículo. 

Aunque nos cueste creerlo, muchas veces las ondas siguen estado presentes en casi cualquier melena. Incluso en medidas cortas,  productos dañinos o cortes de pelo poco acertados terminan por alisar nuestros propios rizos naturales. Cabello Experience nos cuenta los secretos mejores guardados de sus peluqueros para que lleves unas ondas de 10. 

Ventajas de unas buenas ondas 

Los efectos que conseguimos cuando ondulamos o rizamos nuestro pelo son tres principales: vibración, naturalidad y personalidad. Especialmente, si tienes mechas, las ondas consiguen sin importar la longitud arreglar cualquier look, dando volumen y dinamismo. Además su versatilidad es otra de sus principales características. Unas buenas ondas pueden diferenciar nuestra melena al viento pero también destacar cualquier recogido.

 “Sin importar su forma, las ondas aportan vitalidad a cualquier melena, ya sea a lo largo de todo el pelo o hacer que caigan de medios a puntas”, afirma a M.ª José Llata de Peluquería Llata Carrera desde Santa Cruz de Bezana (Cantabria).  

¿Cómo conseguirlas? 

Las herramientas del calor, normalmente sirven como método más rápido para conseguir ondas. Las planchas o tenacillas son nuestra opción perfecta. Para hacerlo, el pelo debe estar seco y debemos aplicar un protector térmico para no dañar la melena. El proceso es muy simple, coger diferentes secciones y pasar la herramienta. Si queremos ondas más grandes, cogeremos mechones más grandes, si las queremos pequeñas, más finos. Peinamos con un peine de púas y fijamos con laca.

Otra opción menos dañina con el cabello son los recogidos que permiten crear ondas fácilmente. Con este sistema las ondas quedan mucho más naturales y aguantan más tiempo, eso sí tenemos menos control sobre el rizo.

Uno de los métodos para ondular sin calor que ya es un clásico es dormir con unas trenzas. Dividiremos las melena en cuatro partes y hacemos cuatro trenzas, si las queremos de raíz entonces debemos hacerlas francesas. Si no podemos dejar pasar la noche, también podemos deslizar la plancha sobre ellas. 

Y… ¿si tengo el pelo corto?

Las ondas al agua son tu solución. El efecto wet es uno de las apuestas de las celebrities más en tendencia. Para conseguirlo, lo único que necesitaremos será tener cierta longitud en las capas superiores y mucha paciencia. Engominamos bien el pelo hasta que esté húmedo y lo peinamos con una raya al lado. Poco a poco marcamos con un peine la forma ondulada, creado una pequeña curvatura plana que quede entre los dedos. Una vez esto hecho presionamos para marcar y colocamos pinzas para fijar la forma. Esto lo realizaremos por todo el cabello y en el flequillo haremos que caiga ligeramente sobre una de las sienes. Una vez seco quedará fijado creando un look elegante y sofisticado. 

Los recogidos también son tu aliado 

Un efecto parecido al de ondas al agua en pelo corto también puede conseguir con un buen recogido si tenemos una melena larga. Un recogido con ondas al agua en el flequillo es perfecto para ocasiones especiales y además no deja nunca de estar de actualidad. Para hacerlo, peinamos la melena con una raya al lado y recogemos el pelo en un moño bajo. La sección delantera que hemos dejado sin recoger, será la que trabajaremos para crear las ondas con unas tenacillas. Una vez las hemos pasado por los diferentes mechones, la peinamos para deshacer las ondas y lo recogemos sin que esté tirante en el moño, de forma que sobre la sien se marque una ondulación.

 

Te puede interesar...

Escribe un comentario