Joan Garrido: “nadie tiene la verdad absoluta sobre nada”

Joan Garrido: “nadie tiene la verdad absoluta sobre nada”

Se define como un chico soñador al que le encanta la música y que la vive con mucha pasión. ¿La razón? Que lo ha mamado en casa desde que era bien pequeño. También le encanta aprender. Y lo dice alto y claro: “Tengo mucha pasión y vocación por lo que hago. Soy incansable”. Porque una cosa está clara, desde que salió del programa Operación Triunfo, Joan Garrido no ha parado de trabajar en un sueño: hacer canciones que representen aquello que él es. Así, y tras el lanzamiento de su último tema Simplemente tú, el ex triunfito nos cuenta (en detalle) cómo ve su mundo… Artístico, laboral y también personal.

No todo el mundo se define como un soñador. Dejas un halo romántico en tu historia. Por eso, es imposible no preguntarte qué o quién inspiró tu vena musical…

Soy afortunado. Tanto mis amigos como mi familia me han apoyado desde el principio. Y soy consciente de que no todo el mundo puede decir eso. Además, la idea de poder comunicar a la gente lo que pienso y siento, siempre ha estado ahí, como pilar fundamental.

No hay duda alguna de que eres un perfil público, y hoy en día mucho más con las redes sociales. ¿Cómo diferencias tu vida privada de tu vida pública sin ser infiel a lo que eres?

Siempre he intentado mostrarme tal y cómo soy. Lo que pasa es que es complicado mojarte en ciertos temas o en ciertos aspectos cuando tu difusión es tan grande. Esos prefiero compartirlos solo en mi vida privada. Intento no hablar demasiado sobre lo que hago en mi intimidad. Debes tener claro que tienes dos vidas, por eso has de saber separarlas bien. Si no, te vuelves loco.

Vamos, que tú también subes fotos desde el sofá de tu casa…

Claro. Es más, mis redes sociales las gestiono yo. Por eso intento que mis stories sean lo más natural posible. Antes que artista, soy humano.

“Siempre he intentado mostrarme tal y cómo soy”, Joan Garrido.

Y en el mundo del artista, ¿cómo te va?

Muy bien, estoy muy contento. Ahora mismo estoy haciendo lo que me gusta, me encuentro en la faceta creativa y tengo dos singles fuera. En el primero, me encontraba un poco perdido, todo era nuevo para mí. No obstante, el segundo me ha servido para darme cuenta de qué es lo que quiero hacer realmente y cada vez lo tengo más claro.

¿El qué?

Que artista quiero ser. Es decir, quiero hacer canciones que transmitan algo, quiero ser fiel a mi estilo, aunque se vea influido por otros aspectos. Quiero que mi esencia siempre esté ahí y ser el autor de mis propios temas.

En el primero criticas la comuna hater, y en el último dices algo así como “no hace falta que lleves un colgante de diamantes”. Son mensajes fuertes: en uno dices “no me importa lo que digan los demás” y en el otro “no me importa tu dinero ni la imagen que tienes”. Así que, hablemos de la imagen. En la vida de una persona, ¿qué grado de importancia tiene?

A veces, se le da mucha; y yo creo que a un cantante se le debería dar más importancia a su música que a su imagen. Al menos, eso es lo que me gustaría conseguir a mí. Quiero que me valoren por mis temas, no por mi físico. El problema es que, la mayoría de las veces, la imagen va ligada a la fama. Y se le da más importancia a lo primero que a su música. Pero eso depende de la persona. Es cuestión de prioridades. Al fin y al cabo, todo es respetable.

Antes has mencionado que quieres que tu esencia permanezca, y me ha llamado la atención, porque se ha criticado y, de hecho, se critica que muchos de los artistas que habéis salido de Operación Triunfo (OT), se han dejado llevar por la discográfica y no por lo que ellos representaban. ¿Tú tenías claro qué era lo que querías hacer desde el minuto uno que saliste de la Academia o cómo fue el proceso de salir del programa a convertirte en Joan Garrido como artista?

Son diferentes fases. Estás acostumbrado a un ambiente y, de repente, sales y ves que has llegado a mucha gente. Entonces, entras en una dinámica donde todo el mundo te dice lo que tienes que hacer y donde todo el mundo tiene la razón. Todo el mundo menos tú, pero en tu mano está decidir qué quieres que te aporte y que no. Porque nadie tiene la verdad absoluta en nada. Yo tenía claro que lo que hiciera tenía que gustarme primero a mí. A la conclusión a la que he llegado después de todo es que de nada sirve que a los demás les guste algo que yo, a la larga, voy a odiar. Al que le hace feliz la música es a mí, entonces tengo que guiarme por eso.

“Me gustaría que la música no se hubiera convertido en una industria sobreexplotada ni en una fábrica de hacer dinero”, Joan Garrido.

Has mencionado varias veces la palabra “éxito” y la palabra “fama”. ¿Cómo la definirías?

Es relativo, es algo que depende mucho de la persona. Pero, para mí, “éxito” significa poder vivir de lo que te gusta, independientemente de los números. La “fama” ya es otra cosa. Puede venir porque a la gente le guste lo que estés haciendo, pero la fama sin un propósito no sirve para nada. Es decir, tiene que haber una base y servirte de algo. Es algo secundario.

¿Y dirías que OT es el escaparate idóneo para que el público medio español se dé cuenta de que nuestro país tiene nivel artístico?

Por supuesto. Somos un país con muchísimo talento. Yo, sin OT, no estaría dónde estoy. Cuando estuve en el casting me di cuenta del talento que tenemos en España y yo estoy infinitamente agradecido al programa por la oportunidad que me dio y por la confianza que depositó en mí. Además, creo que es el formato perfecto para ver todo el potencial artístico que todavía desconocemos.

View this post on Instagram

27/11/2020 mi primer disco 🎄🎅 @musica_global

A post shared by Joan Garrido (@joan.garrido) on

¿Y por qué crees que lo desconocemos?

No lo sé. A veces, me paro a pensar cómo es posible que haya tantos artistas en las calles con tanto talento, pero supongo que también importan aspectos como la difusión, la suerte, el cómo te muevas, la competitividad… Hay mucha gente que ya tiene un nombre y es algo muy difícil.

Pero luego ves a personas que llenan estadios y no es que tengan un potencial demasiado alto…

Pero porque entran en juego diferentes factores, sobre todo, el cómo has conseguido estar ahí. Hay gente que consigue llenar estadios por su talento y otros por otros medios. Pasa en todos los sitios, hay personas que tienen mucho potencial y están al pie de la montaña. Luego ves a otros que están en la cima y son los que menos saben. Por eso siempre he dicho que los mejores músicos están en la calle.

¿Te sientes sobreexpuesto?

Comparado con mi vida antes del programa, evidentemente sí. Sin embargo, lo notaba más cuando salí, aunque te vas acostumbrando. La clave es saber adaptarse.

“Siempre he dicho que los mejores músicos están en la calle”, Joan Garrido.

Pero te has convertido en una especie de icono para el colectivo heterosexual, pero también para el homosexual. ¿Cómo sienta eso?

Halagado, me siento halagado. Es algo a lo que no le doy mucha importancia, pero ¿ves? Me lo has preguntado y ya estoy rojo. No sé, estoy centrado en lo mío.

Sobreexposición, un perfil público, cierta iconicidad… Con todos estos factores, habrá mucha gente que te pida opinión sobre varios temas como el 8M, las licencias de los músicos callejeros, el cambio climático… ¿Como producto, porque al final tanto tu música como tú lo sois, esto genera presión?

Te pueden preguntar sobre muchas cosas, pero al final, el que decide contestar eres tú. Por lo que, si no quieres mojarte en algo, no lo haces. Y no lo haces no porque no tengas una opinión clara sobre el tema, porque seguro que la tienes, pero si no te va a reportar nada, mejor no hacerlo. No obstante, luego hay temas en los que siento una necesidad clara de decir algo.

¿Y cómo diferencias esos temas sobre los que sientes una necesidad de decir algo a decir “prefiero callarme en este asunto”?

Prevés lo que puede pasar. A veces, también por impulso. Lo dices y no lo piensas. Sin embargo, tampoco hace falta compartir tu opinión siempre. Eso sí, digas lo que digas, lo más importante es el respeto.

View this post on Instagram

☀️🤔 📸: @baaldomusic

A post shared by Joan Garrido (@joan.garrido) on

Y ya como artista, ¿dirías que el futuro de la música sigue estando en los discos o en las canciones sueltas?

Ahora tenemos muchas facilidades en el acceso de la música. Antes, si querías escuchar una canción, tenías que escuchar el disco entero. Ahora no. Ahora si a los tres segundos no te ha convencido, pasas a otra inmediatamente. Todo es mucho más rápido. Es algo que ha cambiado. Los discos se siguen vendiendo, pero no tienen la importancia que tenían y la música ha variado en ese aspecto. No es lo que me gustaría que pasara.

¿Y qué es lo que te gustaría que pasara?

Me gustaría que la música no se hubiera convertido en una industria sobreexplotada ni en una fábrica de hacer dinero. Me gustaría que se valorara más el trabajo. Que se valorara y que se disfrutara.

¿Esto tiene que ver con el consumismo masivo?

Obviamente. Y pasa con la música como pasa con todo lo que gira a nuestro alrededor.

“Quiero que mi esencia siempre esté ahí y ser el autor de mis propios temas”, Joan Garrido.

¿Qué sería Joan Garrido si no fuera artista?

Siempre he estado muy ligado al deporte. He estudiado INEF y tengo un máster en educación. Siempre he barajado hacer las dos cosas: tener a la música y ser profe de educación física al mismo tiempo. Y sería igualmente feliz, son mis dos vocaciones.

Ahora sí que sí, llegó la hora de la verdad, ¿qué es lo que me puedes contar que no le puedes contar a nadie más?

Pues que voy a hacer una gira de acústicos y que tengo una canción que me encanta. La he compuesto yo y habla de lo que pasó con la Catedral de Notredam. Se recaudó mucho dinero para su reconstrucción y me toca mucho la moral lo rápido que fuimos para eso y la facilidad que tiene, muchas veces, el ser humano para mirar hacia otro lado. Si el mundo se replanteara esto, los problemas serían otra historia.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *