Elegancia, color y estructuras; así ha sido el segundo día de la MBFW Madrid

Elegancia, color y estructuras; así ha sido el segundo día de la MBFW Madrid

El segundo día del calendario comenzó a una hora un poco inusual, y por fin dentro de los pabellones. Los periodistas y fotógrafos en la sala de prensa, los invitados haciendo cola, los expositores con sus grandes decoraciones…

La primera hora de la mañana suele ser complicada, y más teniendo en cuenta que es miércoles. Sin embargo, no hay peligro, sino cierta predilección – y más cuando eres Roberto Diz.

Su nueva colección recibe el nombre de “La Caja Negra”, un conjunto pensado en las migraciones, que parte de la metáfora de los transportes globales y de la representación de diferentes sociedades a través de su indumentaria. La colección está inspirada en los restos de un posible accidente aéreo.

Esta temática introduce cambios en las siluetas más comunes de la casa, las desestructura, las deforma y las reinventa. Aun así, la firma es capaz de mantener su esencia y feminidad en cinturas que se ajustan a medida. Además, los patrones se estrechan, haciendo las piernas más delgadas y alargándolas de tal forma que parecen cinturones de seguridad.

En cuanto a tejidos, el diseñador retoma la idea de las distintas clases sociales y utiliza sedas y lanas para las clases altas y el tul destrozado se rescata del fuselaje. Porque cuando ocurre una catástrofe, lo que queda, es lo mismo: restos.

Andrés Sardá homenajeó al recién fallecido y fundador, Andrés Sardá.”Tribute” fue una colección que comenzó con cuatro mujeres icónicas de la casa: Verónica Blume, Vanesa Lorenzo, Martina Klein, Judith Mascó… Mantillas negras, mucho encaje y un luto que acabó convirtiéndose en un estallido de color y romanticismo. Al final, Nuria Sardá, directora creativa actual de la marca, se despidió con las top models entre una marea de aplausos y lágrimas en los ojos de los más allegados.

Devota y Lomba fue el encargado de inaugurar la sesión de la tarde con una colección limpia, estructurada, que tenía como principales colores el rosa y el verde. Como novedad, Modesto Lomba apostó por estampados arriesgados que se entremezclaban creando armonías y looks para pasear por la ciudad.

Ya sabemos que la moda es capaz de comunicar muchas cosas, como la honestidad. Una de las premisas de las que parte la firma Miguel Marinero, en su nueva colección “Vernáculo”.

“Vernáculo”, concepto entendido como “algo que es propio del país o la región de la persona de quien se trata” es el punto de partida de esta casa. La creencia de lo que es genuino es el mañana.

Además, esta marca cree en el futuro auténtico y sí, vernacular. Los dos ejes principales son la originalidad y la honestidad, dos características que homenajean sus materiales, historia y en la sabiduría de la confección artesanal.

Así, Miguel Marinero recupera técnicas populares y el buen hacer de los artesanos locales, apoyándose y utilizando materiales de interiorismo para alcanzar cierta ironía excéntrica entre formas y materiales.

Y para concluir, os diremos que no es ninguna novedad el hecho de que la fiesta llega cuando Agatha Ruiz de la Prada se sube a la pasarela.

La diseñadora, junto a su hija Cósima, ha presentado su nueva colección rodeada de amigos e invitados muy especiales. ¿El front row? Lleno de celebridades como las hermanas Campos, Jesús Reyes, Ales Gibaja, Yolanda Berrocal o cantantes como Tini Stoessel u Omar Montes.

¿La realidad? Agatha se ha vuelto más moderna. Y en esto su hija tiene mucho que ver. Ya hace varias ediciones que la diseñadora confirmó que su devoción se acercaba más a la estética que siempre había odiado: el chándal.

No obstante, parece que ya no. Puesto que sus propuestas toman un rumbo más sport con sudaderas, faldas de lana, trajes de lentejuelas, o tejidos reflectantes.

El desfile, largo y con múltiples propuestas, tenían cabida para todo tipo de mujeres. La primera parte estaba dedicado a mujeres más sutiles a las que no les gusta (tanto) destacar; y la segunda estaba llena de toques agathadizados como son las guirnaldas de espumillón, los volantes estratosféricos y esos zapatos que a los simples morrales nos parecen tan imposibles.

Para finalizar su show, y dado que Agatha Ruiz de la Prada, es mucho Agatha Ruiz de la Prada, la casa ha invitado la periodista Mila Ximénez ha clausurar su desfile. Con gracia, encanto y sin tacones.

En definitiva, un día cargado de pasión, devoción por el trabajo artesanal y, como siempre, mucha moda.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *