Usted está aquí: Inicio \ LIVING \ Living \ 9 claves para (comer en la ofi) una Lunch Box

9 claves para (comer en la ofi) una Lunch Box

Valora este artículo
(1 Voto)

¿Qué llevarte para comer en la oficina y que además sea sano? La pregunta del millón. Y es que preparar un lunch box, no es siempre una misión fácil, pero (siendo sinceras) tampoco es difícil. Excusas aparte porque tenemos diez recetas que te encantarán para tomar en la oficina.

Comer sano y a un precio razonable no siempre es fácil si lo haces en la oficina, todas lo sabemos. Y además que sea algo rico y que nos apetezca tomar en ese momento..., sí, todo un mundo el de comer fuera de casa y de tupper. Pero nada de dramas, porque para eso existe el lunch box. No solo hablamos de los fast-food ecológicos, o saludables, vamos un paso más. Se trata de preparar tu propia comida y que ese momento en la ofi sea para saborearlo sin pasar hambre después.

Para elaborar un lunch box de oficina, los alimentos más apropiados son aquellos que ya se utilizan normalmente en la cocina diaria, es decir, es importante utilizar arroz, pasta, patatas, legumbres, verdura, proteína de procedencia animal o sucedánea y no olvidarnos de tomar una pieza de fruta de postre. Aunque si prefieres tomarla a media mañana, y de postre..., Efectivamente, el café es una opción a la que nunca decimos que no. 

A partir de aquí, las opciones para conseguir una alimentación sana y variada en la oficina son infinitas. ¿La clave? Evitar alimentos grasos o azúcares. Además, de no ser ingredientes saludables, no son beneficiosos para el rendimiento laboral ya que pueden ocasionar pesadez. Por eso, te proponemos 10 recetas para que tu lunch box sea un momento trend del día.

1. Ensalada de tortellini con langostinos y jamón

La pasta aporta grandes dosis de energía a nuestro cuerpo. Es un plato que puede combinarse con multitud de ingredientes. Pero nuestra propuesta es preparar un plato de tortellini y añadirle langostinos cocidos y tacos de jamón, ¿fácil verdad? Lo ideal sería preparar una vinagreta para acompañarlo mezclando tan solo aceite de oliva, sal y pimienta, que puedes llevarlo en botecito de cristal y añadirlo unos minutos antes de comer. 

2. Gazpacho de calabacín y aguacate

La temporada de los gazpachos finaliza en esta época, pero esta divertida versión puede apetecer durante todo el año. Sus nutrientes son muy ricos en vitaminas, y además, ¡estamos en la era del gazpacho! ¿o no? Porque será por las mil y un versiones que han florecido de gazpacho. El de calabacín y aguacate es uno de los más saludables, se trata de echar menos tomate y menos pimiento de la receta original y añadir un toque de estos dos alimentos protagonistas, ¡toda una fuente nutritiva!

3. Tabule

El Tabule es un plato típico árabe y es una de las mejores recomendaciones para llevar a modo lunch box. ¿Para prepararlo? Mezcla el cuscús precocinado –es decir, cocínalo antes, no hablamos de comida ya envasada–, con un aliño hecho de perejil, menta, sal, pimienta y zumo de limón y luego, añade dados de tomate, pepino y cebolla, para darle un toque más gastro. Si piensas que puede surgirte un gusanillo de habre, también puedes trocear unos taquitos de pollo como extra.

4. Ensalada de garbanzos

Es una propuesta ideal para hacer fría, y comer legumbres que siempre cuesta un poco más. La base de la ensalada son los garbanzos y proponemos añadir  huevo duro, cebolleta tierna, tomatito cherry o unas lascas de pollo o queso, son extras y al gusto de cada una, pero recuerda que la legumbre es una proteína vegetal, y también debes añadir alguna de procedencia animal, y el queso en este caso le da un sabor delicioso.

5. Sándwich vegetal

Es muy típico pero no por ello deja de ser práctico para llevar al trabajo. La variedad es muy amplia pero una buena opción pueden ser los sándwich de tomate, lechuga, pollo a la plancha, crema de queso baja en grasa y aguacate o el de salmón ahumado, tomate,  canónigos y pan integral de barra, aceite de oliva y eneldo. ¿Necesitas más inspiración?

6. Burritos de atún

Los burritos son un formato muy cómodo, ademas de diferente y creativo. ¿La clave? Te proponemos rallar zanahoria, cortar queso a pequeñas porciones y machacar aguacate, luego mezclalo con una lata de atún y un poco de  zumo de limón. Y es que el zumo de limón da mucho juego a la hora de rebajar la acidez y realizar mejor la digestión. Por último, enrolla todos los ingredientes en un burrito y listo para comer – incluso delante del ordenador.

7. Arroz salvaje con frutos secos

Los frutos secos tienen más calorías que muchos de los ingredientes que estamos proponiendo, pero en ocasiones es muy positivo tomarlos para obtener energía o subir el ánimo. Utiliza el arroz salvaje ya que contiene un mayor aporte de fibra, para evitar la sequedad se añade un poco de verdura, cruda o salteada, como tomates, calabacín y berenjena y frutos secos como almendras o nueces. Y ya tienes una dosis de hidrato y verdura, ¡estupenda!

8. Espaguetis a la siciliana

Un plato de pasta apetece siempre y a la hora de comer en el despacho nos dará mucha energía.  Para realizar este plato se necesitan espaguetis, ajo, alcaparras, filetes de anchoa, perejil, guindilla y aceitunas negras. Por un lado se hierven los espaguetis y por el otro lado se sofríen las alcaparras, con el ajo y las anchoas picadas, al final se añaden las olivas negras y guindilla. Cuando la pasta está al dente se mezcla con el sofrito.

9. Tacos de pavo salteados

Las ideas para combinar el pavo hecho a taquitos en la sartén son múltiples. Con verduras a la plancha; con anacardos, curry y sésamo; con lechuga, tomate y aguacate,… La mezcla de los tacos con el acompañamiento lo puedes tomar en forma de tupper, o en la misma lunch box, o si no..., ¿qué te parece envolver a modo burrito?   

Modificado por última vez en Viernes, 17 Noviembre 2017 11:18

Síguenos en...

Suscríbete a nuestra newsletter

Conectados...

Tenemos 52 visitantes y ningun miembro en Línea

Nuestros socios