Usted está aquí: Inicio \ LIVING \ Coaching \ Cinco platos healthy para practicar Yoga

Cinco platos healthy para practicar Yoga

Valora este artículo
(1 Voto)

La mejor dieta si se practica habitualmente yoga, es la que nos dicta el propio sentido común. Nada de ser estrictos y -menos aun-, nada de  quitarnos el chocolate. Lo fundamental está en: platos nutritivos. O lo que es lo mismo, saber cocinar healthy y (muy) creativamente incorporando alimentos de diferentes grupos. ¿Necesitas unos tips?

1. Crema de remolacha

No puede faltar en un menú saludable.No solo es rica en vitaminas y minerales, sino que esta buenísimas. Ya descubrimos que como alimento es uno de los más purificantes y actúa como antioxidante, pero es que además, está hecha para que le añadas los extras que quieras (y concuerden). ¿Con pistachos? Perfecta, incluso con semillas de soja o almendras cortadas en láminas. Es una receta top.

2. Ensalada de manzana y queso gorgonzola

Completa y buenísima. ¿Cuantas veces llegas a casa y no tienes ganas de la mítica tortilla a la francesa? Queridas, las ensaladas son todo un mundo. Aderezos, tipos de lechuga, e incluso las mil y un versiones de los ingredientes. ¿Quien ha dicho que el queso tiene que ser feta? Pues de eso hablamos. ¡Experimentar ante todo! Y la de manzana con gorgonzola está para eso. Pues añadirle frutos secos, como las nueces, además de un extra de trocitos de pollo a la plancha, recuerda: siempre healthy. Y para reforzar tu sesión de yoga no hay nada más zen. 

3. Quinoa y espinacas

 Sí, ya sabemos que sabes que la quinoa es uno de los superalimentos más trend. Pero, ¿y en ensalada? Y si, no solo combinado con toques verdes, añades además un poco de pavo con naranja será el nuevo mainstream de tus recetas. También es denominada Pseudocereal, porque sus propiedades son muy parecidas, y en cuanto a nutrientes es una fuente para paliar sus problemas. Además su contenido en fibra y su elevado aporte proteíco en comparacion con otros cereales, es lo que más os gustará, porque tiene un índice glucémico bajo, lo que la convierte en una comida estupenda para después de practicar ejercicio (o incluso antes).

4. Hummus con crudités de verduras

 

Se esta convirtiendo en el aperitivo de todos los Gastro-adictos.  El clásico digamos que es el de garbanzos, pero la fiebre del Hummus ha llegado a las mas altas esferas con combinaciones de aceitunas negras, remolacha, incluso calabaza o lentejas. Y es que su receta, además es de fácil, ¡es super sencilla y muy sana! Se trata de una manera de incorporar legumbre en nuestra dieta, pero con una vuelta de tuerca, y si lo acompañamos de pan de pita o crudités de verduras – recuerda que no hablamos de fritos, sino de verduras crujientes–, entonces será uno de los primeros en cualquier menú que organicemos. 

5. Tabulé a la menta

 El tabulé, parecido al cous-cous, pero con alguna que otra variación es una de las recetas que nos llegan del mundo árabe. También podéis hacerlo a modo ensalada, como algunos meeting-point nos hacen degustar, pero la clave está en las especias que añadas. Lo puedes tomar bien sea frío o con algo de calorcito, que ahora apetece, y para que tenga una buena lista de propiedades y vitaminas, la cosa es facil: añadir lo justo y necesario. ¿Frutos secos? Los piñones hacen match en sabor, y alguna que otra pasa le da un toque especial. Pero lo que debes (y estás obligada a ello) es añadirle toques de hoja de menta, porque además de suavizar y equilibrar sabores, no te vas a poder resistir a su aroma. Completo y además creativo, ¿ o no?

Modificado por última vez en Jueves, 16 Noviembre 2017 10:28

Síguenos en...

Suscríbete a nuestra newsletter

Conectados...

Tenemos 63 visitantes y ningun miembro en Línea

Nuestros socios