Usted está aquí: Inicio \ LIVING \ Coaching \ ¿Sabes adaptarte al cambio de hora?

¿Sabes adaptarte al cambio de hora?

Valora este artículo
(1 Voto)

Unos no pueden soportarlo. ¿Otros? Lo están deseando. Es una de los temas más controvertidos y si opiniones nos sobran, lo que está claro que necesitamos es saber cómo afrontarlo para que esta semana podamos dormir (y despertarnos) otra vez en hora.

Este domingo a las 3..., volvieron a ser las 2. Perdimos una hora y a pesar de ocurrir de madrugada, nuestro ritmo circadiano es el principal afectado. Según el Dr. Alejandro Guillén-Riquelme de la Cátedra de Investigación del Sueño de la UGR-Grupo Lo Monaco, el cambio de hora afecta al ritmo circadiano, una especie de “reloj interno” gracias al cual el cuerpo se prepara para realizar distintas actividades a lo largo del día; así sentimos hambre a la hora aproximada a la que solemos comer o sueño en las horas cercanas a la de dormir... Y aunque sus efectos normalmente son leves y, precisamente ahora en otoño, es más fácil adaptarnos, hay personas como niños y abuelitos que tienen mayor sensibilidad a los cambios. 

El cambio de hora suele influir de manera más directa en el sueño. Su alteración provoca cansancio, a la vez que cambios en el estado de ánimo, irritabilidad o falta de concentración. “Estos cambios ocasionan en la persona una sensación de somnolencia que provoca que acostándose a la misma hora se sienta desvelada, o que por el contrario, si se duerme antes de la hora, se despierte antes de lo previsto. Además, puede influir  levantándose antes de tiempo, llegando a cansarnos posteriormente más que antes del cambio de la hora”, añade el Dr. Alejandro Guillén-Riquelme.

Expertos en la Cátedra de Investigación del Sueño de la Universidad de Granada-Grupo Lo Monaco aconsejan unas pautas para lograr que el cambio de hora no afecte en menor medida:

  • Adecuación progresiva de la hora: los suyo es ir preparando el cuerpo poco a poco. ¿Llegas tarde? Nosotras también. Así que esta semana ve "adelantando" tus rutinas para poder adaptarlas: toma algo de media mañana sobre las 11, come un poco antes a las 13:30 horas, merienda a las 17 horas e intenta cenar a las 20:30 horas para que no notes tanta diferencia.
  • Estilo de vida saludable: manteniendo una alimentación equilibrada y evitando comidas de pesada digestión que alteren el sueño. Comer alimentos como el plátano y los frutos secos que favorecen la activación de la Melatonina, la hormona del sueño.
  • Practicar deporte: realizar ejercicio físico con moderación, ¡y mejor si puede ser por la mañana!
  • Ajustar la hora de irse a dormir: sobre todo ahora, intentar no dormir siesta hasta que el cuerpo esté totalmente acostumbrado al nuevo horario. Según el Dr. Alejandro Guillén-Riquelme “es un error dormirla en esos días, ya que va a dificultar el ajuste normal del cuerpo al cambio de hora, dificultando y alargando los síntomas producidos”.
  • No tomar medicamentos para dormir, ni bebidas alcohólicas o reducir el consumo de cafeína. 

Otra de las recomendaciones es evitar las fuentes de luz artificial en el cuarto (móviles, tablets…) ya que la luz va a afectar a la regulación del sueño y, si sufrimos desvelos, el tener fuentes de luz van a dificultar todavía más el dormir.

Modificado por última vez en Lunes, 30 Octubre 2017 09:38
Más en esta categoría: « El Gran Reto de las Relaciones

Síguenos en...

Suscríbete a nuestra newsletter

Conectados...

Tenemos 90 visitantes y ningun miembro en Línea

Nuestros socios