Usted está aquí: Inicio \ LIVING \ Coaching \ Los beneficios (que no sabías) del agua de coco

Los beneficios (que no sabías) del agua de coco

Valora este artículo
(2 votos)

No es tontería que en las islas del Caribe y calles más fotografiadas de La Habana, el protagonista sea el coco, o mejor dicho, la multitud de cocos naturales y abiertos por la mitad (como si de una #picoftheday se tratase) que hay en todas partes. Y es que, su costumbre de beber agua de coco es un hábito (super) healthy, ¿y sabes por qué?

¿Cuantas veces (al día) nos advierten de beber agua en cuanto suben los termómetros? Demasiadas, pero lo cierto es que ¡es verdad! Estar hidratadas es algo que no podemos pasar por alto, ya que influye directamente en nuestro cuerpo. El agua desempeña un papel crucial en todas las funciones vitales del cuerpo. Regula la temperatura, elimina los desechos, transporta oxígeno y nutrientes a las células, amortigua las articulaciones y proporciona protección a los tejidos del cuerpo.

Por eso, en el momento en que sentimos sed, el cuerpo ha perdido una media de más de medio litro de agua. Consumir dos litros y medio de agua al día no siempre es fácil, por lo que compaginar esta ingesta con una bebida lo más parecida  –y con un número de nutrientes muy similar–, es una alternativa ideal. ¿Y qué mejor que el agua de coco?

Porque (si no lo sabías) el agua de coco tiene propiedades antioxidantes, mantiene el cuerpo bien hidratado y estimula las defensas para afrontar el frío invierno en plena forma. Por eso, (y si aun dudas del agua más exótica) tenemos los beneficios por los que –sí o sí–, se va a convertir en tu bebida #top.

1. Mejora..., ¡dientes y circulación!

 

Su composición es similar al plasma sanguíneo por lo que, según la ONU, se ha utilizado en transfusiones de emergencia en desastres y guerras. Además, previene la formación de coágulos, reduce el colesterol malo y tonifica el corazón. Toda una fuente de salud, y lo mejor de lo mejor, ¿sabes qué es? Resulta que el coco tiene agentes antimicrobianos que logran combatir los patógenos orales comunes. Por tanto, si pones agua de coco durante unos segundos en la boca, disminuirás la placa y síntomas de gingivitis.

2. Energía para el cerebro y los músculos

Es una fuente de nutrientes, contiene 295 mg. de potasio (más que un plátano), lo que regula los latidos del corazón, la presión arterial y la función muscular, además de mejorar el conocimiento cognitivo.Y es que, este agua del trópico tiene unos ácidos grasos –que provienen del aceite de la propia fruta de coco– que son perfectos para retrasar los signos del envejecimiento del cerebro. 

3. Rehidratación

Refresca. Sí al igual que muchas bebidas, el agua de coco calma la sed y además aporta cierto sabor... ¡Que nos encanta! No contiene gas y las pocas calorías que tiene son las justas y necesarias. Además, contiene electrolitos esenciales y es fuente de cinco minerales esenciales: potasio, magnesio, calcio, sodio y fósforo.

4. Función detox

El agua de coco limpia el sistema digestivo y desintoxica el cuerpo. Es un tono digestivo utilizado para tratar dolencias estomacales y estreñimiento, gracias a sus enzimas bioactivas. Además de ser una bebida rica en vitaminas, aminoácidos, enzimas y antioxidantes, el agua de coco es un diurético que ayuda a la función renal y evita los cálculos renales. También favorece la curación de piedras en el riñón y la uretra. Y si combinas el agua de coco con un yogur en la hora de la merienda, ¡mejor que mejor!

5. Baja en calorías

 

Tan solo 46 calorías por vaso y su contenido en azúcar en una quinta parte del de otros zumos naturales de frutas.  Ayuda a controlar la diabetes, acelera el metabolismo y favorece la pérdida de peso. ¿Un plus añadido? Alcaniliza el cuerpo, ya que regula el pH de los líquidos corporales. ¿A qué esperas para dejarte llevar por la fiebre #aguadecoco?

 
Modificado por última vez en Miércoles, 05 Julio 2017 10:04

Síguenos en...

Suscríbete a nuestra newsletter

Conectados...

Tenemos 22 visitantes y ningun miembro en Línea

Nuestros socios