Usted está aquí: Inicio \ BELLEZA \ Maquillaje \ ¿Eres de Strobing o de Baking?

¿Eres de Strobing o de Baking?

Valora este artículo
(17 votos)

Si lo tuyo es el Contouring... Tenemos una mala noticia: es cosa del pasado. Ahora lo que se lleva es el Strobing y el Baking, las dos nuevas técnicas en maquillaje que llegan para reinventar lo que ya sabías y proponerte un nuevo reto en la rentrée. ¿Ya sabes en qué consisten?

"El Strobing y el Baking existen desde hace años. Los hemos utilizado siempre los maquilladors para sacar lo mejore del rostro de cada una. Ahora, han dado el paso a los hogares y cualquiera los puede utilizar de manera fácil en casa. Son técnicas que usamos siempre, pero ahora tienen un nombre con capacidad de ser trending topic". Así lo define Inma Jiménez del Álama, formado de Perfumerías Douglas y nos propone un nuevo recto: aprender a utilizarlas.

Strobing

Ha sido apodada como la versión francesa del Contouring. Esta técnica de maquillaje fácil y rápida se está convirtiendo en un éxito por su naturalidad y por resaltar lo mejor de cada rostro. Consiste en esculpir el rostro e impregnar la piel de luminosidad, por lo que el objetivo es iluminar la cara al máximo destacando las zonas prominentes del rostro (nariz, pómulos, frente y barbilla).

Paso a paso:

  1. En primer lugar es muy importante nutrir el rostro aplicando una hidratante facial rica en vitaminas. 
  2. Una vez que tu piel está hidratada, aplica tu base de maquillaje habitual.
  3. A continuación, emplea un iluminador adecuado a tu tono de piel y distribúyelo por la nariz, pómulos, frente y barbilla.
  4. Después, matifica con polvos el efecto para unificar el tono.
  5. Si quieres conseguir un resultado óptimo aplica un blush (colorete) en tono melocotón, pero tenue, para que no se cree precisamente el efecto contouring.

 

Baking

 

Como su propio nombre indica, consiste en lograr un efecto ‘horneado’. Se ha hecho popular por su capacidad para eliminar ciertos defectos o líneas de expresión. Es una técnica que requiere de mucho cuidado –y más tiempo- para conseguir un resultado perfecto y evitar que quede un efecto acartonado en el rostro.

Paso a paso:

  1. Aplicar una crema prebase que prepare el rostro y permita que los productos que apliquemos luego se adhieran mejor, dejando una textura perfecta. 
  2. Añadir base e iluminador para cubrir aquellas posibles imperfecciones y resaltar las partes del rostro que más interese: mejillas, mentón, etc.
  3. Aplicar una capa de polvos ligeros sobre la piel en aquellas zonas donde queramos disimular arrugas, poros o manchas. Las zonas aconsejables son el mentón, los pómulos, la mente y la nariz. No distribuir y dejar actuar durante media hora, lo que creará ese efecto ‘baking’ que queremos. Luego distribuiremos con una brocha de manera uniforme para igualar el tono.
Modificado por última vez en Miércoles, 09 Septiembre 2015 09:11

Síguenos en...

Suscríbete a nuestra newsletter

Conectados...

Tenemos 18 visitantes y ningun miembro en Línea

Nuestros socios