Usted está aquí: Inicio \ BELLEZA \ Maquillaje \ La perfecta invitada II. Boda de noche

La perfecta invitada II. Boda de noche

Valora este artículo
(13 votos)
La perfecta invitada II. Boda de noche Imagen: Boda de Rocío Rosaleny Delgado y Bosco Martinez- Echevarria Castillo

Las largas noches de verano son el perfecto escenario para la celebración de una boda. Los jardines se llenan de luces y sombras, y es la oportunidad perfecta para cometer pequeños excesos en nuestro maquillaje. Es el momento de los ahumados, los labios flúor y el eyeliner infinito.

Como en cualquier maquillaje, el primer paso es trabajar la piel con una buena base que permita dar uniformidad y luminosidad a nuestro rostro. No olvidéis utilizar el corrector adecuado (dependiendo de vuestro tono de piel y la pigmentación de vuestra ojera) para corregir imperfecciones y dar luz a vuestra mirada. Y por supuesto, elegir bien el color de la base y si es necesario mezclar varias para dar con el tono exacto.

Si optáis por un maquillaje de ojos cargado, con sombras oscuras, eyeliner y doble de máscara; os recomiendo maquilléis primero el ojo y luego trabajéis la piel, así evitareis que los restos de sombra os arruinen toda la base.

Otra alternativa, es trabajar la piel y poner un buen puñado de polvos traslucidos debajo de los ojos, sobre la ojera y la zona alta del pómulo, para que todos los restos caigan sobre los polvos y no manchen la piel. Al terminar, podréis retirar el exceso con total facilidad.

El ojo ahumado es muy buena opción para las bodas de noche. Permite dar importancia a la mirada, algo que en nuestro día a día, no siempre es posible, ni recomendable. Puedes ahumar los ojos en distintos tonos, no sólo en negro. Para el verano, van muy bien los colores cobre, terracota y dorado, pues resaltan el bronceado. El término ahumado, de “humo”, no debe confundirse con dos puñetazos negros en el ojo…el párpado móvil se oscurece pero a medida que sube hacia el hueso, pierde intensidad y parece “humo”. No olvidéis aplicar raya negra y sombra en la línea exterior de las pestañas inferiores y unir el extremo con la línea del párpado superior, así lograréis alargar el ojo y tener un aspecto felino.

Ahora es tendencia invertir el ahumado, oscureciendo el párpado inferior y dejando limpio el superior, pero en general, no lo recomiendo. A las dos horas pareceréis ojerosas y cansadas. Avril Lavigne lo lleva bien, pero ella es cantante de rock.

La regla de oro de “o bien ojos, o bien labios” no tiene porque seguirse a rajatabla. Sin embargo, a las primerizas os recomiendo elegir entre maquilar mucho los labios o los ojos, pero no ambos. Lo que decidáis dependerá de vuestros puntos fuertes y débiles. Como siempre, el maquillaje debe tratar de resaltar aquello que más os guste de vuestro aspecto.

Si optáis por unos labios muy subidos de tono, no olvidéis hidratarlos antes de aplicar la barra. Lo ideal es perfilarlos con un lápiz de tono similar al color de la barra elegida, y luego rellenar el labio. Para una duración infinita, podéis probar a echar polvos compactos, y volver a aplicar la barra. Así hasta dos y tres veces.

Sobre los colores de moda, rojos, berenjenas, melocotón, rosas flúor…todos son bienvenidos. Sólo tened en cuenta que los tonos naranja, si bien favorecen con la boca cerrada, en cuanto sonríes dan la sensación de dientes amarillos. De modo que os recomiendo que no utilices naranjas puros y siempre lo mezcles con otros tonos.

Modificado por última vez en Miércoles, 17 Julio 2013 09:00

Síguenos en...

Suscríbete a nuestra newsletter

Conectados...

Tenemos 70 visitantes y ningun miembro en Línea

Nuestros socios