Usted está aquí: Inicio \ BELLEZA \ Maquillaje \ Esa boca es mía

Esa boca es mía

Valora este artículo
(7 votos)
Esa boca es mía Foto: Lancôme

Pintarse los labios es algo consustancial a las mujeres. La mayoría de nosotras acumulamos cientos de cacaos, vaselinas, brillos y pintalabios, pero no sabemos cómo utilizarlos ni tampoco qué nos favorece. ¿Quieres que le dediquen una canción a tu boca? Presta atención a los siguientes consejos.

El primer paso para maquillar bien los labios, es eliminar las pieles muertas, para ello podéis utilizar uno de los tantos productos  específicos disponibles en el mercado, o por el contrario, optar por otras soluciones más económicas e igual de efectivas: frotar suavemente vuestros labios con un cepillo de dientes o preparar una ungüento casero a base de miel y azúcar con el que exfoliar vuestros labios una vez a la semana.

A continuación, es importantísimo hidratar los labios con cacao o crema hidratante, y eliminar el exceso con papel higiénico o un Kleenex.

El tercer paso es perfilar y “dibujar” la boca. A menudo obviamos este paso, ignorando que es nuestra principal herramienta para agrandar, alargar y dar profundidad a nuestros labios. Dependiendo de su tamaño y forma, podremos usar ciertos trucos y colores.

Por ejemplo, si tu boca es fina puedes perfilar unos milímetros por fuera de la línea del labio con el mismo tono que el de la barra que vayas a utilizar. Lo mismo ocurre con las bocas pequeñas, con ayuda de un perfilador del mismo tono, puedes alargar el labio superior e inferior hacia el exterior. Para una boca caída, donde las comisuras miran hacia abajo, puedes corregirla dibujando con el perfilador el labio superior de corazón y elevar la comisura del labio inferior. Si tu boca es recta, dibuja el labio superior más sinuoso, marcando con más intensidad el centro y desdibujando las comisuras

El perfilado tiene que ser sutil, utiliza un lápiz del mismo color al de la barra de labios.  Su utilidad es enmarcar el contorno de la boca pero no dibujar una boca nueva. Debemos dejar atrás los excesos de los años 80.

El penúltimo paso, es dar el color. Para elegirlo, debéis tener en cuenta los  colores que más os favorecen. Como regla general, los labios finos y pequeños admiten colores claros y brillantes y deben evitar los tonos oscuros y mates, al contrario que las bocas muy carnosas, que deben optar por tonos mates y oscuros. Es importante que apliquéis el color con pincel y no directamente desde la barra, el pincel permite controlar la cantidad de producto y es más higiénico.

Un truco para extender la duración del maquillaje es rellenar todo el labio con el perfilador, aplicar polvos sueltos para fijar el lápiz y maquillar con la barra de labios elegida. Para una duración infinita, vuelve a aplicar polvos sueltos y remata de nuevo con la barra de labios.

Por último, para dar volumen podéis utilizar brillo, haciendo especial hincapié en el centro de la boca. Pero no os paséis de cantidad, el temido “efecto vichyssoise” que hace que los labios se unan por una fina línea en los laterales, es lo menos desagradable.

1.- Dior Addict High Shine Lipstick, de Dior (c.p.v.).

2.- Eclat Minute Embelliseur Lèvres, de Clarins (15,75 €).

3.- Gloss in Love, de Lancôme (25,60 €).

4.- Rouge Allure, de Chanel (31 €).

5.- Le Rouge Givenchy (35,50 €).

Modificado por última vez en Martes, 30 Abril 2013 11:54

Síguenos en...

Suscríbete a nuestra newsletter

Conectados...

Tenemos 68 visitantes y ningun miembro en Línea

Nuestros socios