Usted está aquí: Inicio \ BELLEZA \ Maquillaje \ De luces y sombras: como moldear el rostro

De luces y sombras: como moldear el rostro

Valora este artículo
(10 votos)

Moldear nuestro rostro es posible sólo con maquillaje. Con ayuda de correcciones claras y oscuras, podemos lograr disimular una barbilla o nariz demasiado prominente, o crear la ilusión de unos pómulos más grandes y unos ojos más despiertos.

¿Cómo hacerlo? Es muy fácil, sólo debes identificar tu tipo de rostro y tratar de cincelarlo para que se acerque cuanto sea posible hacia una forma ovalada. Gracias a la aplicación de puntos de luz y de oscuridad estratégicamente ubicados, podrás “disimular” o “resaltar” distintas zonas de la cara.

Como regla general debes saber que con los colores oscuros estarás haciendo “desaparecer” o disimulando zonas que no te gustan, así como generando un efecto óptico de mayor profundidad, como ocurre cuando aplicas justo debajo de la línea del pómulo un color algo más oscuro que se extiende desde el centro de la oreja hacia la mitad de la cara, simulando unos pómulos más prominentes. Lo mismo ocurre con una frente excesivamente ancha, si aplicas un color algo más oscuro en el nacimiento del cabello, la estrecharás.

Por el contrario, las correcciones claras permiten agrandar y crear volumen. Si tu cara tiene forma de diamante, ancha por arriba pero estrecha por abajo, puedes “ensanchar” tu mandíbula para crear una mayor simetría, aplicando un color claro justo en la zona lateral de la misma.

Cada rostro es un mundo, y las correcciones pueden parecer complicadas, sin embargo, independientemente de si tu cara es redonda, en forma de triangulo invertido, cuadrada u alargada, existen unas correcciones básicas que siempre favorecen y que resultan facilísimas de realizar. Se conocen como correcciones de la zona T, y básicamente consiste en iluminar la zona de debajo de los ojos y entre las cejas, las aletas de la nariz y el rictus, así como el centro de la barbilla, justo por debajo del labio inferior.

La regla de oro: menos es más. Las correcciones deben ser siempre sutiles, sino correréis el riesgo de pareceros a una esquiadora recién bajada de las pistas o a un personaje huido en el entreacto de una obra de teatro.

Un truco: aprovecha el anti ojeras para iluminar la zona T, difumínalo y luego aplica la base de maquillaje por toda la cara, fundiéndolo bien con el anti ojeras. Si al terminar no se aprecia la iluminación, puedes completarlo con un pequeño toque de iluminador en polvo.

Modificado por última vez en Martes, 09 Abril 2013 10:20

Síguenos en...

Suscríbete a nuestra newsletter

Conectados...

Tenemos 68 visitantes y ningun miembro en Línea

Nuestros socios