Usted está aquí: Inicio \ BELLEZA \ Especiales \ Sol \ ¿Sabes cuál es tu SPF?

¿Sabes cuál es tu SPF?

Valora este artículo
(2 votos)

Hoy se celebra el Día Europeo de Prevención de Cáncer de Piel. Y más allá de hacer saltar todas las alarmas te damos seis sencillos trucos para que este verano puedas lucir un bonito bronceado – sin quemarte y con tu SPF a medida.

Es sol, pero no es igual

Porque no es igual el sol en la playa que en la montaña (ni en la ciudad), ni nos bronceamos igual en Cádiz que en Galicia... Amigas, es el momento de ser conscientes que según la intensidad de los rayos UVA y UVB tenemos que modular nuestra protección frente al sol.

S... P..., ¿qué? SPF

Índice de protección solar o, lo que es lo mismo pero en inglés: Sun Protection Factor. Y su función no es otra sino indicar cuánto tiempo, según nuestro fototipo de piel, podemos estar expuestos al sol sin quemamos. Por ejemplo, si en la playa una piel clara tarda entre 3 y 5 minutos en empeza a quemarse al sol (presionar la piel y ver que queda un cerco blanco), con un SPF 15 podemos aumentar ese tiempo x 15 (unos 60 minutos de media). Y así progresivamente. Claro, siempre que usemos bien nuestra crema.

¿Cuándo hay que reaplicar la crema?

Porque después de lo que os acabo de contar a más de uno se le pasará por la cabeza "si uso un SPF 50++ tendré una súper protección para ser imbatible frente al sol durante todo el día...". Pero no es así. Porque este estudio está indicado en una aplicación óptima de la crema (3 mm por cm2) y las cremas, que incluyen filtros físicos y químicos, en contacto con el aire, la piel, el roce de la ropa y por supuesto el agua... Se degradan. Es por ello que es tan, TAN, tan importante replicar como máximo cada 2 horas.

¿Es mejor un SPF 15 o un SPF 50?

Aquí una gran controversia y diversidad de opiniones. Por supuesto, con un SPF 50++ estarás mucho más protegido –sobre todo si tienes algún problema de pigmentación o de intolerancia al sol–, pero si no es tu caso... Es preferible utilizar un SPF 15 y re aplicar cada media hora, ¡o incluso cada 20 minutos! Y siempre, siempre, siempre, después de salir de cada baño es más que obligatorio – ya que es cuando se pierde mayor cantidad de producto.

Enemigo y fuente de Vitamina D

El sol es fundamental para nuestro organismo. Tanto, que sin él no somos capaces de asimilar Vitamina D, fundamental para nuestros huesos. Eso sí, solo con 10 minutos al día de sol –que puede ser en un paseo por la mañana–, será suficiente. ¿El resto del día? Disfruta de él, pero con moderación. Y sobre todo, evitar las horas centrales. Entre las 12 y las 15 horas es mucho más agresivo, así que haz una visita al chiringuito y disfruta de la brisa del mar bajo la sombra.

Multi-protection

Igual que nos hemos lanzado al multimaskign –utilizar distintos tipos de mascarilla en el rostro–, también podemos hacer lo mismo con la protección solar. Si tomas la píldora o estás embarazada, utilizar un factor de protección muy alto en el rostro y sobre todo en el labio superior para evitar el melasma. Igual que en heridas y cicatrices, ¡cero sol! Y sobre todo, no olvides que los sombreros, gafas de sol, fulares y bañadores también te protegen. ¡Serán un plus!

Modificado por última vez en Miércoles, 07 Junio 2017 10:12

Síguenos en...

Suscríbete a nuestra newsletter

Conectados...

Tenemos 46 visitantes y ningun miembro en Línea

Nuestros socios