Usted está aquí: Inicio \ BELLEZA \ Especiales \ Cuerpo \ Las posturas yogi (que querrás hacer tuyas)

Las posturas yogi (que querrás hacer tuyas)

Valora este artículo
(2 votos)

Porque son sencillas, son instagrameables y, lo más importante, te ayudan relajar la mente y definir tu silueta... Almu Saywa nos enseña qué posturas (asanas) podrás hacer tuyas cada mañana, ¡y empezar el día con la mejor actitud yogi!

Saludo al sol (Surya Namaskar)

Es una secuencia muy conocida de doce posturas esenciales que nos ayudará a estirar en general y revitalizarnos y/o relajarnos, dependiendo de la hora del día que practiquemos y la cadencia que llevemos. Su peculiaridad dentro del Hatha Yoga es que las posturas solo se sostienen durante una respiración. ¿Lo mejor? Que trabaja todo el organismo en su conjunto.

 

Torsión tumbada (Ardha-Matsyendrasana: variante)

Túmbate en el suelo boca arriba, flexiona rodillas y pon las plantas de los pies en el suelo. Acerca talones a los glúteos sin forzar y extiende los brazos en cruz o entrelaza los dedos bajo la cabeza. Deja caer las rodillas hacia la derecha, gira la cabeza hacia la izquierda (con la barbilla ligeramente hacia dentro) y respira unas 8 ó 10 veces disfrutando del estiramiento en tu costado y caderas. Lleva tu cabeza y rodillas de nuevo al centro y repite del otro lado. 

 

Apanasana

Es la postura fetal con la espalda en el suelo, que nos ayudará a relajar las lumbares y a aliviar la sobrecarga de la pelvis, pero que también ayuda al proceso digestivo. Tumbado boca arriba, acerca rodillas al pecho y abrázalas. Sostén la postura relajadamente unas 15 respiraciones y luego estira piernas en el suelo y brazos a lo largo del cuerpo. Obsérvate unos instantes. 

 

Maha Pranayama

Es la “Respiración Completa” de yoga. Ayuda a serenar la mente y respirar con mayor eficiencia, con todo lo que eso implica.

Sentado en suelo con la espalda erguida comienza a observar tu respiración. Cuando te resulte confortable, comienza a llenar la parte de abajo de la caja torácica, generando respiración abdominal. Ve ampliando poco a poco: una vez que hayas llenado la parte de abajo, ve llenado la parte media (intercostal), y una vez que te sientas a gusto llenado estás dos partes, llena la parte superior (clavicular). Esto es: llenas primero abajo, después en medio y por último arriba. Y comienzas a vaciar en orden inverso (primero arriba, después en medio, por ultimo abajo). No fuerces para no hiperventilar. Si te resulta cómodo puedes continuar unos 3 minutos e ir volviendo poquito a poco a tu respiración habitual. 

 

Savasana

O lo que es lo mismo: cinco minutos de relajación final. ¡No te los saltes! Túmbate boca arriba y ve realizando un escaneo corporal relajando las diversas partes del cuerpo. La actividad mental va reduciéndose tras las asanas y tu sistema nervioso realmente descansa. Cuando vayas a salir de la relajación ve moviendo poquito a poco dedos de las manos y de los pies, gira suavemente la cabeza de un lado a otro. Te sentirás relajado y renovado. 

Modificado por última vez en Miércoles, 30 Agosto 2017 16:58

Síguenos en...

Suscríbete a nuestra newsletter

Conectados...

Tenemos 63 visitantes y ningun miembro en Línea

Nuestros socios