3, 2, 1… ¡Sonríe!

3, 2, 1… ¡Sonríe!

Porque una sonrisa bonita puede cambiarte (literal) tu forma de expresarte con los demás, te contamos cómo cambiarla –sin que nadie lo note–, con la ortodoncia invisible de Impress.

Una sonrisa bonita, bien alienada, es nuestra mayor obsesión. Pero también, el mayor drama. Porque quizá fuiste alguno de los pocos afortunados que no tuvo que lucir braquets durante su adolescencia…, pero si fue tu caso es un peaje que, con el paso del tiempo, no estarás dispuestos a volver a pagar.

La mala noticia es que “después del aparato” esa sonrisa perfecta puede modificarse y cuando nos queremos dar cuenta, veinte años más tarde, este diente está más separado, el otro ha quedado torcido y, seguramente, hasta nuestra mordedura haya cambiado.

 

Que no cunda el pánico. Es normal. Tan normal como optar por una ortodoncia invisible que en pocos meses devuelva su sonrisa a su “estado original” y poder volver a sonreír sin complejos. Una ortodoncia con la que Impress da un paso adelante en su versión 2.0 (con scans en su aplicación móvil para que veas su evolución), seguimiento online y un precio completo (desde 1.975 €) que incluye alineadores, todas las visitas, retenedores y blanqueamiento final.

 

¿Necesitas más motivos para animarte? Aquí resolvemos algunas de las dudas más comunes.

 

¿Quién se lo puede hacer? ¿Hay una edad mínima?

No hay una edad mínima para realizar el tratamiento de ortodoncia invisible, pero sí es importante que al paciente se le hayan caído todos los dientes de leche y ya tenga los dientes definitivos. 

Si tengo alguna caries o empaste, ¿puede realizarse?

Si se lleva un empaste, sí se puede realizar el tratamiento. Si tiene una caries, tiene que sacar la caries y poner un empaste para poder hacer el tratamiento. 

¿Durante cuánto tiempo he de llevar al día los retenedores?

22 horas al día. Te lo puedes quitar para comer y, antes de volver a ponértelos, siempre volver a lavar los dientes. Puedes beber agua con ellos puestos, pero es importante evitar “bebidas con color”, como es el café y el té, ya que pueden desfavorecer la transparencia de las fundas.

 

¿Duele?

Es totalmente normal que, durante las primeras horas de llevar alineadores nuevos, éstos sean un poco molestos. Aconsejamos cambiar las fundas antes de ir a dormir para evitar este malestar. Con las horas se va reduciendo esta presión.  Una vez pasado este punto, no hay dolor alguno durante el tratamiento.

 

¿Puedo tener problemas en el habla?

No necesariamente. Los primeros días de tratamiento se puede sentir un poco de dificultad al hablar. Pero eso se pasa al cabo de los días, una vez la lengua se ajusta a llevar los alineadores puestos.

 

Una vez finalizado…, ¿como me puedo asegurar que “no se moverá” mi sonrisa?

Hay que hacer uso de unos retenedores siguiendo las pautas del especialista. 

Porque una sonrisa bonita puede cambiarte (literal) tu forma de expresarte con los demás, te contamos cómo cambiarla –sin que nadie lo note–, con la ortodoncia invisible de Impress.

Una sonrisa bonita, bien alienada, es nuestra mayor obsesión. Pero también, el mayor drama. Porque quizá fuiste alguno de los pocos afortunados que no tuvo que lucir braquets durante su adolescencia…, pero si fue tu caso es un peaje que, con el paso del tiempo, no estarás dispuestos a volver a pagar.

La mala noticia es que “después del aparato” esa sonrisa perfecta puede modificarse y cuando nos queremos dar cuenta, veinte años más tarde, este diente está más separado, el otro ha quedado torcido y, seguramente, hasta nuestra mordedura haya cambiado.

Que no cunda el pánico. Es normal. Tan normal como optar por una ortodoncia invisible que en pocos meses devuelva su sonrisa a su “estado original” y poder volver a sonreír sin complejos. Una ortodoncia con la que Impress da un paso adelante en su versión 2.0 (con scans en su aplicación móvil para que veas su evolución), seguimiento online y un precio completo (desde 1.975 €) que incluye alineadores, todas las visitas, retenedores y blanqueamiento final.

¿Necesitas más motivos para animarte? Aquí resolvemos algunas de las dudas más comunes.

¿Quién se lo puede hacer? ¿Hay una edad mínima?

No hay una edad mínima para realizar el tratamiento de ortodoncia invisible, pero sí es importante que al paciente se le hayan caído todos los dientes de leche y ya tenga los dientes definitivos. 

Si tengo alguna caries o empaste, ¿puede realizarse?

Si se lleva un empaste, sí se puede realizar el tratamiento. Si tiene una caries, tiene que sacar la caries y poner un empaste para poder hacer el tratamiento. 

¿Durante cuánto tiempo he de llevar al día los retenedores?

22 horas al día. Te lo puedes quitar para comer y, antes de volver a ponértelos, siempre volver a lavar los dientes. Puedes beber agua con ellos puestos, pero es importante evitar “bebidas con color”, como es el café y el té, ya que pueden desfavorecer la transparencia de las fundas.

¿Duele?

Es totalmente normal que, durante las primeras horas de llevar alineadores nuevos, éstos sean un poco molestos. Aconsejamos cambiar las fundas antes de ir a dormir para evitar este malestar. Con las horas se va reduciendo esta presión.  Una vez pasado este punto, no hay dolor alguno durante el tratamiento.

¿Puedo tener problemas en el habla?

No necesariamente. Los primeros días de tratamiento se puede sentir un poco de dificultad al hablar. Pero eso se pasa al cabo de los días, una vez la lengua se ajusta a llevar los alineadores puestos.

Una vez finalizado…, ¿como me puedo asegurar que “no se moverá” mi sonrisa?

Hay que hacer uso de unos retenedores siguiendo las pautas del especialista. 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *