Tu (otra) protección frente al sol

Tu (otra) protección frente al sol

Estar moreno ya no está de moda entre los jóvenes. O al menos, eso demuestra el estudio de Heliocare sobre hábitos frente al sol. Y no solo porque utilizan frecuencia un protector SPF50 sino porque se suman a «la otra» protección.

Ponerse el bañador, coger la toalla (otro bañador más, por si acaso), gafas de sol, chanclas… ¡Y Stop! El fotoprotector. Que por todos es bien sabido que lo ideal sería aplicarlo, siempre, antes de bajar a la playa o a la piscina; pero que de forma casi inevitable acabamos utilizando cuando hemos llegado a nuestro destino. Quizá, esto sea uno de los hábitos que aún nos quedan por cambiar, pero cuando hablamos de sol –y de esto Heliocare sí que sabe–, cada vez somos más responsables.

Porque estar bronceados es algo bonito y bello, pero también es algo que puede resultar dañino para la piel. «No sabemos si este dato positivo es el resultado de campañas de concienciación más efectivas o que la sociedad en general empieza a hacerse eco de la necesidad de cuidarse de los efectos nocivos del sol, seguramente sea la combinación de ambos”, dice la Dra. Vitale, directora médica de Cantabria Labs. Lo cierto es que cada vez es más habitual utilizar protecciones altas y no solo en vacaciones, sino para realizar todas aquellas actividades al aire libre.
 
Pero también optar por «la otra» protección. Porque si muchos jóvenes utilizan «la crema que usa mi madre» y otros tantos maridos «la que compra mi mujer», es el momento de concienciarnos que, además de protegernos por fuera, podemos hacerlo por dentro. Y es que la fotoprotección oral prepara la piel para el sol, sino que potencia la acción del producto que utilicemos y nos permite disfrutar del sol con menos riesgos.
 

Arkosol Intensivo, con carotenoides 100% vegetales, es un complemento alimenticio para preparar y proteger la piel frente al sol, al tiempo que potencia el bronceado. Recomendado 15 días antes de la exposición solar, disminuye el enrojecimiento, evita el daño oxidativo y previene la aparición de arrugas. Precio: 24,50 €.

Nunca es tarde, menos si la dicha es buena. Por lo que SunISDIN, de ISDIN, está recomendado entre 15 y 30 días antes de la primera exposición solar y durante todo el verano. Desarrollado por dermatólogos y nutricionistas, cuenta con la exclusiva tecnología VitaOx Ultra, con un cóctel de potentes activos que evitan el daño oxidativo y protegen nuestra piel – a la vez que favorecen un bonito bronceado. Precio: 30 cápsulas, 26,55 €.

DSP-Antiox Cápsulas, de Martiderm, es el complemento nutricional que refuerza las defensas naturales de la piel frente a la radiación UV ayudando a prevenir el fotoenvejecimiento y la aparición de las manchas. Una cápsula al día potenciará tu protección solar tópica (antes y durante el verano). Precio: 60 cápsulas, 31,85 €. 

Y para incrementar, en los días de sol, la protección, Heliocare ha lanzado este año las cápsulas Helicoare 360D Plus, con Fernblock+®, Niacinamida, Vitamina E y Vitamina D en su formulación. Actúa frente a las cuatro radiaciones (UVB, UVA, Visible -HEVis- e IRA) y lucha contra los daños inmediatos (quemaduras) y aquellos que surgen con el paso del tiempo: envejecimiento de la piel, manchas, pérdida de defensas, alergias e incluso cáncer de piel. Precio: 39,31 €.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *