Cremas (airless) que no se tocan

Cremas (airless) que no se tocan

Ni tuya ni mía. Ninguna. Una nueva generación cosmética se hace paso en nuestro tocador ahora, más que nunca, en formato airless para proteger su fórmula de la oxidación y de la Covid-19.

Ya éramos fan totales y absolutas de este nuevo formato y ahora, en la desescalada, se ha convertido en un imprescindible para incorporar a nuestra rutina beauty. Porque además de lavarse las manos durante al menos 40 segundos cada vez que entramos en casa, utilizar guantes de nitrilo en el supermercado o querer hacer de la mascarilla nuestro complemento fashion habitual, ¿qué ocurre con nuestros tratamientos cosméticos? No se tocan – ni se comparten. Y si es en formato airless, mejor que mejor.

Los productos cosméticos con la fórmula expuesta al aire, al estar en contacto directo con nuestras manos en cada aplicación, son una posible fuente de contaminación del cualquier tipo de germen, bacteria o partícula de suciedad que se encuentre en el exterior», afirma la farmacéutica Ana Victoria Ugidos, fundadora y CEO de Bioxán.

«No hace falta manipular el producto con las manos para extraerlo, tras cada aplicación queda completamente intacto, con lo cual se evita que cualquier microorganismo permanezca en la crema”. Además, también retrasa “la oxidación de la fórmula, lo que ha permitido un menor empleo de conservantes para dejar paso a una mayor cantidad de principios activos, esencial en nuestra fórmula regeneradora”.

Respecto al Covid y su permanencia en los tratamientos cosméticos, no hay datos concretos. Pero si algo tenemos claro es que la desescalada cambiará nuestra rutina beauty, ¡e incluso nuestra piel! Paola Gugliotta, Máster en Dermocosmética y fundadora de Sepai y APoEM, nos adelante lo qué está por llegar: «la piel sufrirá más debido a la constante limpieza, no solo de las manos, sino también del rostro, al que limpiaremos cada vez que volvamos de la calle, además de por la mañana y por la noche. Se elegirán más productos con bactericidas, capaces de asegurar una completa exterminación de gérmenes, y esto hará que la piel cambie y se reseque con más facilidad. Por este motivo aumentará también el consumo de productos hidratantes y relipidizantes. Es de esperar que en poco tiempo haya más pieles secas que grasas…».

1/ Serum Booster de Go Organic, de + Farma Dorsch (48 €).

2/ Restoring Perfection SPF 50, de Valmont (166 €).

3/ Crema Facial Regeneradora Intensiva NEO, de Bioxán (79,50 €).

4/ Phyto-Blanc Fond de Teint Cushion, de Sisley (93,50 €).

5/ AK Secure DM Protect, de SVR (c.p.v.).

6/ Body Partner, de Clarins (54 €). Experto en reducción y prevención de estrías.

7/ Retinyl Retinoate Youth Activating Cream, (r-Retinoate), de Medik8 (175 €).



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *