Dejando huella: el largo midi

Desde Grace Kelly hasta Victoria Beckham. Nos hemos resistido, pero no por mucho tiempo, porque todas hemos llevado alguna vez el famoso “largo midi”. Y no solo nos favorece… Te contamos su significado – y su historia.

Ni mini, ni maxi, porque tus faldas y vestidos deben caer por debajo de las rodillas (y por encima de los tobillos). Es el largo preferido de tu madre. Nació en los años cuarenta y ahora regresa a las pasarelas de manera masiva. Si ya lo dijo Agatha Ruiz de la Prada… “Todo vuelve, pero vuelve de forma diferente”. Porque las tendencias van y vienen, pero el estilo es lo que permanece, y la historia de la moda no sería la misma sin una de sus prendas más icónicas: el largo midi.

Lo sabemos, puede que no sea tu estilo favorito del mundo mundial, y lo reconocemos: al principio, nosotras también lo odiábamos, pero ahora nos encanta. Porque, si algo merece la pena contar de él, es su historia. Por su significado social, trascendencia e iconos que lo lanzaron al estrellato – y no, esta vez y como era de esperar, no fue gracias a Madonna.

largo midi
New Look, de Dior.

Comenzaron a llevarse en los años cuarenta, justo durante la Segunda Guerra Mundial. Era una época teñida por el conflicto, que coincidió con el desarrollo de maravillas como el tupperware o el microondas. Y cuando todo terminó, al otro lado del charco, los años 50 fueron los años de las artistas que simbolizaron la rebeldía: Vivien Leigh, Ava Gardner o Lana Turner. Gracias a ellas, el largo midi se convirtió en una auténtica revolución, en una explosión del glamour que contrastaba los años grises. Para los más puristas, eran faldas y vestidos demasiado cortos; aunque visionarios como Givenchy o Christian Dior apostaron por él creando iconos como el New Look.

A pesar de todo, y con la llegada de la minifalda de los 60, el largo midi comenzó a quedarse obsoleto. “Demasiado mojigato”, “es de señora mayor…” Sin embargo, esta tendencia siguió su avance para un público más focalizado que deseaba feminidad, elegancia y glamour hollywodiense, imagen que se vio reforzada por actrices como Lauren Bacall, Grace Kelly o Marylin Monroe.

“El largo midi se convirtió en una auténtica revolución, en una explosión del glamour que contrastaba los años grises”

Por eso, y como todo en esta vida, la popularización de estas prendas tiene que ver con el número de iconos que lo usaron, dándole historia, difusión y estilo. ¿Por qué? Porque el hecho de que el largo midi no se perdiera fue gracias a ellas. Porque estos iconos simbolizaban la vida que las amas de casa ansiaban tener. Las idolatraban, querían verse igual de bonitas, sofisticadas y elegantes que en sus películas.

Sabemos que la magia no existe, pero nunca debemos subestimar el poder de una prenda. Al fin y al cabo, nuestra imagen es lo primero que ven los demás de nosotros. Y una imagen vale más que mil palabras. E influencers como Camila Cohelo o Victoria Beckham lo tienen claro.

largo midi
Victoria Beckham.

Sea como fuera, ahora el largo midi llena nuestros armarios por ser una prenda cómoda y apta para ocasiones formales (e informales). ¡Solo hay que saber combinarlo! Y recuerda: siempre es la mejor opción cuando el dress code no ha quedado muy claro.

Deja una respuesta