Auto bronceador: manual de uso y acierto seguro

Auto bronceador: manual de uso y acierto seguro

Tú y yo bien lo sabemos: con esta blancura y sin salir de casa… ¡Deslumbraremos al sol! A no ser que este año (sí o sí) aprendas a aplicarte cual profesional el auto bronceador. Y ahora, que tienes tiempo, será el mejor momento de ponerlo manos a la obra. ¿Listas para ese moreno?

Necesitas tiempo

Si algo hemos aprendido del auto bronceador es que las prisas no son buenas, nada buenas. Y ahora que, seguramente, tengas algo más de tiempo, será un buen momento para preparar tu piel para su puesta de largo post-civid. Siempre con buen tono, claro. 

El primer paso: exfoliar

Elena Comes, directora de Le Petit Salon y experta en belleza apunta que: “primero es necesario exfoliar bien el cuerpo para que todo el bronceador se extienda de manera uniforme». Este gesto deberás hacerlo una o dos veces por semana (no más) y preferiblemente en la ducha. Y no solo antes de empezar a aplicarlo, sino durante, para conseguir eliminar las células muertas de forma regular y, sobre todo, evitar ese tono «más oscuro» por la acumulación de melanina en determinadas zonas.

Ritual de aplicación

Desde su versión más progresiva a los acabados más intensos en horas, si eres novata en el arte del auto bronceado te recomendamos que lo mezcles con tu crema hidratante o, si en spray, primero hidrates bien la piel y después vaporices, siempre a una distancia de 20 cm. 

«A la hora de aplicarlo, recomiendo empezar de abajo hacia arriba. Si el autobronceador es en formato mousse o crema, la clave reside en extender muy bien el producto, prestando especial atención a las zonas de «pliegues» de la piel (codos, rodillas, tobillos, axilas, ingles…). ¡Siempre! aplicar mediante movimientos circulares y masajeando para que quede toda la piel bien cubierta sin dejar líneas. El grado de bronceado, dependerá de las capas de producto, pero ¡ojo!, el auto bronceado es progresivo, por lo que el resultado final se hará visible en las horas posteriores a la aplicación. Importante dejar secar bien para evitar manchar la ropa y/o sábanas”, añade Elena Comes.

¿Con manopla o con la mano?

Eh ahí el eterno dilema…. Si no tienes una manopla específica, podrás hacerlo con la mano, ¡lavándola inmediatamente después! Pero puestos a elegir…, hay varias firmas que cuentan con sus propias manoplas específicas que ayudan a extender de forma mucho más uniforme el producto.

Corregir, se puede

El tono que conseguimos con el auto bronceador no es igual que el del sol, porque no se activa la melanina… Lo que conseguimos es oxidar la capa superficial de la piel para simular «ese buen tono». Y la buena noticia es que más allá de los remedios caseros –como frotar con un limón partido por la mitad–, existen productos que anulan esta oxidación de forma química. Y si el resultado fue un desastre…, ¡en pocos minutos tu piel volverá a lucir como antes!

Respeta los tiempos

Ya lo decíamos en el primer paso: tiempo. En todos los sentidos. Déjalo secar, antes de vestirte, pero también entre aplicación y aplicación. Te recomendamos que comiences aplicando el producto con un intervalo de 48 horas y, una vez alcances el tono deseado, una vez a la semana será suficiente. Siempre, tras repetir una exfoliación para asegurar el tono unifome.

1/ Photoderm Autobronzant, de Bioderma (18,95 €).

2/ Self Sun™ Autobronceador Corporal tono medio, de Clinique (30 €).

3/ Professional Nude Lip Mitt, de St. Moriz (5,99 €).

4/ Tan Remover Mousse, de St. Tropez (23 €).

5/ Gel Exfoliante Energizante, de Elancyl (16,18 €).



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *