Desigual y Ecoalf: el reflejo de un nuevo consumidor

Deaigual se une a Ecoalf en una nueva colección cápsula con prendas abrigo 100% sostenibles.

La marca se une a la joven firma bajo el lema: Because there’s no planet B con la premisa de minizar el impacto de los residuos y materias primas,  utilizar material recaciclados  para su confección y alargar la vida útil del producto. De esta forma la colección Made from waste consigue sus tres objetivos reducir, reciclar y reutilizar. 

Esta alianza surge de una necesidad de reinvención de Desigual que este 2019 intentará reducir la edad de sus compradores potenciales, en búsqueda de un público más joven. Desigual sabe las preocupaciones de las nuevas generaciones y así lo refleja con su apuesta por la moda sostenible. Por su parte, Ecoalf como marca española que destaca por su compromiso con el medio ambiente a través de su fundación Upcycling the Oceans que lucha contra la contaminación y tira de desechos en el Mediterráneo. La empresa textil se ha encargado de la producción con materiales encontrados en los mares como botellas de plático, redes de pesca desechadas, algodón… con los que consigue tejidos como nylon o poliéster. 

Basado en un modelo de negocio en búsqueda de unos estándares de fabricación más sostenibles, Ecoalf consiguió ahorrar hasta 20% de agua, 50% de energía, 60% polución de aire y el 27% de recursos naturales durante la producción de la colección.  El diseño ha corrido a cargo de Desigual, con esa aspiración práctica y perdurable que impregna la ética de la campaña. 

La colección la conforman nueve piezas ligeras pensadas para este invierno, con un diseño simplista y atemporal. Encontramos todo tipo de prendas desde un plumas, tipo cazadora en tres colores diferentes, unas sneakers o en su edición especial diversos accesorias como mochilas o gorros tipo pescador. Cabe destacar la reedición de la icónica chaqueta que la marca comercializó en 1984, que homenajea en una versión unisex y totalmente personalizable. 

En definitiva, Desigual con este tipo de iniciativas deja claro que una nueva moda más sostenible es posible y que grandes firmas pueden suponen un papel importante a la hora de integrar nuevas industrias. Una estrategia positiva tanto para la marca como para consumidores que refleja un cambio social. Esta visión impulsa a las marcas a adaptarse y buscar nuevas formas de producción. ¿Quién sabe si otras marcas se unirán a estas nuevas inquietudes? 

Deja un comentario