JOMO y el placer de perderse planes a conciencia

Conocíamos lo que era el FOMO (miedo a perderse algo). Pero los tiempos cambian, y ahora llega el JOMO, la alegría – y placer–, de decir no a conciencia.

Porque urbanita, perderse algo también puede tener un lado positivo. ¿La clave? El secreto está en disfrutar de lo que estamos haciendo. ¿Para qué sirve pensar en algo a lo que no hemos podido ir o que no podemos hacer por x razones? Fuera ansiedad, disfruta del presente y de las cosas que tenías apuntadas (o no) en la agenda.

JOMO (Joy of Missing Out),es el placer de decir no a conciencia. Elaborar una lista – ¡nos encanta hacer listas!–, con las fiestas que te has perdido, las ciudades a las que todavía no has viajado, las series, películas y libros que todavía no has visto ni leído es terapéutico. Porque lo que de verdad es tendencia es quemarse las cejas espiando – y por espiar nos referimos a stalkear– y morirse de envidia.

Lo más importante de todo esto es que no hace falta tener la agenda llena, ni tampoco tener una doble vida – o siete, como los gatos– para ser feliz. Siempre nos perderemos algo. Y no pasa nada. Disfrutar del tiempo que tenemos, rodeada de las personas que nos quieren y a las que queremos, es lo único que necesitamos.

El problema principal al que nos enfrentamos en la actualidad es que vivimos en un mundo lleno de tecnología. Las redes nos hacen vivir como el doctor Jekyll y el señor Hyde, ¿o acaso no has subido nunca una foto en la que salías monísima desde el sofá de tu casa? “En los últimos años permitimos que la tecnología nos dominase y ahora estamos listos para gobernarla y encontrar equilibrio en nuestras vidas, porque nos damos cuenta de que está cambiando totalmente nuestras relaciones, nuestro comportamiento y quizás nuestro cerebro”, señala Ann Mack, la directora de la división de JWT que elabora estas previsiones.

En definitiva, fuera ansiedad y líos, porque ahora más que nunca, está demostrado que perderse cosas puede ser un placer.

Te puede interesar...

Deja un comentario