Lamine Kouyaté: “Crear una marca sostenible es el único camino”

Por Álvaro de los Santos.

El hombre que redefinió la moda africana y proyectó sus valores al resto del mundo en los años noventa renace de sus cenizas con un Xuly Bët más fuerte que nunca.

El diseñador senegalés Lamine Kouyaté conquistó París en la década de los noventa y su forma de entender la moda supuso toda una revolución. Con una filosofía fuertemente vinculada a la libertad, la diversidad cultural y la modernidad, su firma Xuly.Bët representaba los ideales de toda una generación. Consiguió el reconocimiento de la Cámara Sindical de la Alta Costura de París y supuso el delirio de iconos como Naomi Campbell o Linda Evangelista, que lucieron sus diseños en abundantes ocasiones. En 2015 irrumpió con más fuerza que nunca en la semana de la moda neoyorquina tras casi 20 años de letargo. Hoy, además de su inquebrantable consciencia eco, sigue manteniendo aquellos principios que le catapultaron al firmamento de la moda.

¿Cuál fue tu primer contacto con el mundo de la moda?

Tendría 16 años. Mis primeros iconos fueron Katoucha e Iman, quienes a través de Saint Laurent encarnaban una imagen moderna de la mujer y han representado a una juventud africana que camina y no se queda quieta. Mi pasión se convirtió en mi modo de vida en los años 80.

Tu padre escribió el himno “Para África y para ti, Mali” y tu madre fue una de las primeras ginecólogas de tu país. ¿Hay algo de su herencia en tu proceso creativo?

Aprendí mucho de mis padres. La fe en la humanidad, el compromiso, la perseverancia, el intercambio o el amor es parte de su legado. Todo esto lo intento trasmitir en mi forma de ver la moda y de hacer ropa e intento que inspire a aquellas personas que luchan a diario, sobre todo a las mujeres.

¿Qué significado encierra el nombre de tu firma Xuly.Bët? ¿Necesitaban tus primeros diseños protección contra el mal de ojo que pudiese conjurar el resto de la industria de la moda?

Urgía poner una mirada diferente sobre un mundo que siempre me había fascinado y Xuly.Bët lleva intrínseca esta forma de mirar. Significa “mantén los ojos abiertos” e invita a quitar el velo sobre las apariencias. Teníamos un mensaje claro dirigido a la juventud, a su diversidad, los lugares olvidados de la moda y a la modernidad periférica de las afueras.

“Crear una marca sostenible es el único camino”

¿Cómo un estudiante de arquitectura de Mali consigue que el nombre de “ÁFRICA” se grite a viva voz en la ciudad de París?

Aún no se ha escuchado el nombre de África lo suficientemente fuerte. A pesar de haber alimentado al mundo hoy es un continente de cristal resquebrajado y descuidado. Todavía tenemos que aprender mucho de ella.

Tu comienzo fue toda una revolución por el simple hecho de posicionar la raza negra y la cultura africana en un escenario en el que no había lugar para un discurso como el tuyo. ¿Cómo recuerdas tus primeros pasos? ¿Fue tan difícil como parece?

Fue díficil. Al principio de mi carrera, el apartheid todavía existíaen la parte sur de África. Hoy estamos en el camino de compartiry de perdonar, algo porlo que siempre había luchadoNelson Mandelay que todavía está presente. Formo parte de estosidealistas que opinan que compartir es un fundamento universal y que a pesar de nuestras diferencias, el amor existe paraacercarnos y construir un mundo más justo.

1989 pasó a la historia por la destrucción de muros y barreras, pero también fue el año en el que nació tu firma Xuly.Bët. ¿Casualidad? ¿Con qué clichés acabaron tus diseños?

Xuly.Bët ha estado actuando como un vínculo para toda una generación más allá del color y de la clase social. Ha contribuido a crear una consciencia de pertenencia única de la juventud, un hogar en un mundo sujeto a dificultades y retos que superar.

Colección Xuly.Bët Spring 2016 en New York.

El brillo, el color saturado y los estampados forman parte del ADN de Xuly.bët y todos podemos apreciarlo con nuestros ojos. Pero, ¿Cuáles son las características que hay detrás de sus diseños que se pueden sentir sin verse?

Imagino a una mujer rebosante de energía que se mueve, hambrienta de nuevas sensaciones y una confianza inquebrantable en sí misma. Pienso en su día a día, en su vida diaria, en sublimarla y proyectarla al infinito.

Durante la década de los 90 consiguió la fama mundial e iconos de la talla de Naomi o Linda vistieron sus diseños. ¿Era vestir a una súpermodelo uno de sus sueños?

Ellas son verdaderamente las que nos hacen soñar a todos. Definen la exactitud de lo real mientras encarnan un mundo de fantasía que solo la moda puede desafiar.

Las llevo a todas en mi corazón y por supuesto, vestirlas siempre será un inmesurable placer.

¿Qué significó conseguir el respeto del Ministerio de Cultura francés y de la Cámara Sindical de Alta Costura de París?

Es alentador sentirse útil, tener un discurso que resuena y tener el reconocimiento de nuestros pares. Uno se siente menos solo.

¿Por qué aparcó su firma en el siglo XX después de haber cosechado tantos éxitos?

La profesión ha evolucionado mucho. Existe un cierto nivel de dependencia por la financiación que, en última instancia, es determinante. No la pudimos obtener por falta de apoyo. Aún así no nos desesperamos, al contrario. En vista del atractivo que suscita Xuly.Bët, estamos dispuestos a encontrar los medios y competencias para lograr progresos. 

“Formo parte de estosidealistas que opinan que compartir es un fundamento universal y que a pesar de nuestras diferencias, el amor existe paraacercarnos y construir un mundo más justo”

¿Qué fue lo que hizo que Xuly.Bet renaciese?

Xuly.Bët sigue decididamente moderna y lleva por bandera el amor, el espíritu libre y la juventud en su ADN. Su mensaje es universal y traspasa todas las paredes y fronteras. Siempre hemos tenido una acogida excepcional, bajo todas las latitudes, recientemente en Nueva York.

El retorno fue hace un par de años con un desfile a pie de calle fuera del calendario oficial de la semana de Nueva York. ¿Por qué?

La calle sigue siendo nuestro escenario, revela todos los estigmas de las aspiraciones modernas y populares. La calle es el lugar que nos inspira y devolverle sus colores es nuestra manera de consagrarla. También es el lugar del enlace social, de la expresión.

¿Qué ha cambiado del Xuly.Bët de los noventa? ¿Qué aspectos sigue manteniendo?

Xuly.Bët no tiene edad, es un lugar de creatividad, de vitalidad. Saca su origen en el presente, su fuerza en el pasado y su vitalidad de emprender en el futuro. Tenemos el genio del eclecticismo y el sentido de la alquimia. 

¿Cuál es la dirección que va a tomar la firma en un futuro cercano? ¿Cautivar a los millennials se presenta como un reto?

El planeta está enfermo por nuestra industria, se hace vital reconsiderar la empresa y ahorrar un desastre a las generaciones futuras. Es una variable de la que se puede prescindir. Espero contribuir a dar sentido y un sitio fértil a la expresión de está juventud.

Linda Evangelista by Juergen Teller, 1993.

Rossy de Palma ha sido casi embajadora oficial de su firma. ¿Cómo la definiría?

Rossy es excepcional. Es un icono une a los corazones de las personas e ilumina nuestros caminos. Su talento es inmenso y lo comparte con alegría. ¡La adoro!

El intercambio y las nuevas experiencias forma parte del ADN de la firma desde sus comienzos. ¿Alguna colaboración o colección cápsula en mente con alguna personalidad o firma conocida?

Pienso, especialmente en Kering que desde hace algún tiempo toma conciencia de su responsabilidad social y ambiental. Me gustaría igualmente colaborar con Versus, tengo una afinidad profunda con esta marca y Donatella por la huella que ha sabido dejar con Versace.

Con la salida de Raf Simons de Calvin Klein, la ausencia de Victoria Beckham, o la retirada de Carolina Herrera, ¿NYFW está dejando de ser lo que era? ¿Pretende seguir desfilando en La Gran Manzana?

Nueva York tiene coraje y su punto fuerte es que no impone prejuicios. Siempre ha sido un trampolín para los creadores jóvenes. Sin embargo, mi base es París. Tengo el alma dividida entre París y Nueva York.

Además de celebrities, estrellas de cine y supermodelos colaboró con marcas deportivas para el gran público como Puma. ¿Qué opina de que alguien como Virgil Abloh dirija el proceso creativo de Louis Vuitton Hombre?

Tengo una real admiración por este chico y todo su talento. Tiene la elegancia siempre en mente, humildad y una inteligencia profunda para abordar la moda con un espíritu colectivo. Abre el camino de la juventud, más allá de cualquier frontera. Ha logrado construir Off-White con toda independencia, con una fuerza y una magnitud excepcional. 

“Es alentador sentirse útil, tener un discurso que resuena y tener el reconocimiento de nuestros pares. Uno se siente menos solo”

La mujer libre y poderosa siempre ha sido la piedra angular de su proyecto. ¿Qué es el feminismo para Lamine Kouyaté?

Tengo una imagen muy potente del feminismo que mi madre. Ella se ha pasado su vida curando a las mujeres, aliviándolas de la pesadez y de las secuelas que marcan una vida. La condición y los derechos de las mujeres siguen siendo el mayor problema de este siglo. Y esta lucha es la piedra angular de Xuly.Bët.

Desde que empezó, Xuly,bët ha sido una firma que trabaja con materiales reciclados y comprometida con el medio ambiente. ¿Es posible hacer moda completamente sostenible? ¿Qué opina del fast fashion (Zara o H&M) y su forma de entender la moda?

Es necesario una voluntad feroz para hacer una marca completamente sostenible pero es el único camino. La industria textil llega al segundo rango de las industrias más contaminantes y la mayoría de empleados viven en plena esclavitud.

Deja un comentario