Ottica, un viaje (exótico) gastro

Hay lugares que nada más pisarlos ya sabes que son mágicos. Esto fue lo que nos ocurrió en Ótica. Un selva tropical de lo más urbana que nació entre las calles de la semana de la moda de Milán.

Y que solo podría terminar de encajar en Madrid. Gastronomía, vanguardismo, moda o viaje son solo algunos de los ingredientes que se fusionan en la esencia de Ottica, que no para de reinventarse. Un guiño a sus orígenes que podrás encontrar con su risotto de boletos y foie o en la burrata trufada, a los que se suma, con sello español, una espectacular lasaña de rabo de toro, las croquetas de carabineros o el pulpo a la brasa con pipirrana de mango especiada. Todo ello, sin renunciar a hacer las maletas y cruzar el charco con las quesadillas de Ibérico con guacamole, o a degustar el continente asiático con un tataki de salmón con toques cítricos acompañándolo con unas gyozas de pollo y verduras.

Una explosión de sabores en un acogedor espacio que nos traslada al Mediterráneo entre azules turquesas, hojas tropicales y pelícanos. De día, será un lugar en el que tomar el pulso a la ciudad. De noche, llega la calma para disgustar texturas y sabores en un propuesta gastronómica donde no se pueden pasar por alto los postres: imprescindibles sus tartas de zanahoria, queso o chocolate

«Queremos que la visita a OTTICAse convierta en algo más que sentarse, comer e irse –aseguran los capitanes de este barco–. Proponemos un ‘viaje’ por medio de la variedad de sabores que probará nuestro paladar y en un entorno nuevo, especial, moderno y confortable para salir con la intención de querer volver».

Ottica arriesga, combina y une conceptos opuestos para salir de la zona gastro de confort. Y nos encantó. ¿Qué podemos decir ahora? Pasen, vean y, lo más importante, disfruten.

Ottica

c/ Padre Claret, 1.

Teléfono: 91 416 25 85.

Precio medio 25-35 euros/persona

Cierra domingos tarde/noche y lunes tarde/noche

Deja un comentario