Daniel Rabaneda. Maestría Renovada

Dicen que no siempre se acierta con los cambios, pero con Daniel Rabaneda se ha hecho de pleno. Ángel Schlesser se sube a la pasarela con nuevos aires capaces de unificar sencillez y sofisticación.

La moda vive en constante movimiento y lo hace cada vez más a un ritmo frenético, tanto que es difícil seguirle el paso. La industria entendió hace ya mucho tiempo que los escenarios de ensueño para desfiles teatrales o los diseños rompedores, pero de dudosa “ponibilidad”, no sirven si los números no acompañan.

Y a veces, la esencia y los valores tampoco bastan. El patronaje, las líneas fluidas y las prendas sencillas a la vez que elegantes no sirvieron para que en la firma Ángel Schlesser no se pidieran cambios. Y estos llegaron cuando el empresario Óscar Areces adquirió el 75% de la compañía en 2016. Una inversión que prometía dar un cambio de aires y dosis de juventud a la marca fundada por Ángel Fernández Ovejero en 1984.

Sin embargo, la corriente de aire fue demasiada y no llovió a gusto de todos. Ángel Schlesser decidió abandonar su firma y no salir a presentar la colección de primavera  verano de 2017. Pero como la industria es la que es y el showsiempre debe continuar, Alexandre García yCarolina Menéndez (ahora en El Ganso) tomaron las riendas de la dirección creativa. Y tras cuatro ediciones, el pasado febrero Schlesser encontró en Daniel Rabaneda (Sevilla, 1986) a su digno sustituto.

Y así, en el Jardín Botánico de Madrid, bajo mucha expectación y con menos de cinco meses por delante, Rabaneda subió a la pasarela una aplaudida colección para una de las firmas más reconocidas de nuestro país.

Ahora, tras el esfuerzo y los largos días de trabajo solo quiere “descansar e irse de vacaciones”, pero antes ha hablado con nosotros.

¿Cómo fue el día en que te dijeron que serías el próximo director creativo de Ángel Schlesser?

Lo recuerdo como una auténtica sorpresa, no me lo esperaba.

¿Cómo fueron los días previos al desfile y cómo han sido los posteriores?

Los días previos fueron días de muchísimo trabajo, pero mucha ilusión. Y los posteriores de mucha alegría por el trabajo bien hecho y por la repercusión que hemos tenido.

Tras tu primer desfile, ¿con qué te quedas?

Me quedo con la reacción de la gente y la aceptación de esta nueva etapa.

La colección se presentó en el off de MBFW Madrid, ¿querías un escenario nuevo que reflejara también el nuevo rumbo de Schlesser?

Si, queríamos que el cambio fuese en todos los aspectos y que se percibiera así.

¿Ha sido difícil compaginar tu estilo, tus ideas, con las que ya tenía la marca? ¿Cómo lo has hecho?

No, la marca y yo compartimos líneas de diseño por lo que mi adaptación a ella ha sido natural. Lo he hecho investigando sobre lo que ya había y llevándolo a mi terreno.

¿Qué opinas del ritmo frenético que lleva ahora la moda? ¿Cómo lo vivís desde la marca?

Esto va a explotar por alguna parte. Nosotros vamos a nuestro propio ritmo, intentamos no dejarnos influenciar mucho por el de los demás.

¿Crees que este cambio en el calendario de desfiles es positivo o se debería volver a septiembre?

Hay que dejar un poco de tiempo para ver los resultados, aún es pronto para valorarlo.

¿Te ves internacionalizando más la marca y desfilando en otras capitales del mundo?

Es un plan que me gustaría seguir.

Recomiéndanos 3 prendas que no pueden faltarnos y 3 que deberíamos dejar aparcadas al menos durante un tiempo.

No puede faltar el traje sastre, el pantalón recto y el vestido camisero. No diría que hay que dejar ninguna aparcada, hoy en día todo tiene cabida.

Cuando parece que ya no tienes en qué o quién inspirarte, ¿a dónde, a qué o a quién recurres?

A Sevilla. Es siempre un lugar recurrente para inspirarme.

Deja un comentario