¿Tu pelo necesita un RESET?

Lo estás pensando y lo sabes: tienes que visitar a tu peluquero. La buena noticia es que a pesar del verano con el regreso a la rutina podrás despedirte de “ese pelo” en un tiempo récord – y sí, recuperar tu melenón.

El cabello sufre (y mucho) durante los meses de verano. Bien sabías (porque no será que no lo hemos repetido veces) que es importante protegerlo, incluso cubrirlo, en las horas más intensas de sol, usar protectores para el color y mascarillas que aporten un extra de hidratación… Pero en ocasiones, todo esto no es suficiente. Y tu regreso a la vida real no solo incluye despedirte de la playa, sino de “esos pelos” deshidratados, quebradizos y, si me apuras, mucho más encrespados.

Por supuesto, falta decir que una visita a tu salón (aunque sea solo para sanear) no está de mas, pero en casa podrás recuperar tu melenón mucho más rápido el Dr. Horacio Foglia, director médico de Medical Hair España, nos explica qué hacer –y qué no–, para devolver a nuestro cabello su elasticidad y humedad natural:

Usar champús sin parabenos ni sulfatos. No lo parece, pero los que visualmente puede ser un acabado más brillante en realidad está asfixiando nuestro cabello (y el cuero cabelludo), por lo que se debilitará y favorecerá su caída.

Reducir el uso de elementos de calor para evitar resecar el pelo. Quizá sea un buen momento para dar unos días de tregua a la combinación explosiva de secador + plancha. Aún hace calor, puedes dejar tu cabello secar al aire y aplicar un sérum de peinado que no solo evitará el encrespamiento, sino que lo hidratará en profundidad.

Lavar el cabello con agua templada. Sobre todo, evitar el agua muy caliente. Muchas personas se quejan precisamente de cabello sensibilizado pero no son conscientes que uno de los orígenes está en la temperatura del agua. Humedece bien el cabello y, después, realiza un suave masaje con la yema de los dedos en movimientos circulares. Para finalizar, no olvides aclarar muy bien y si te gusta, puedes aplicar un chorrito de agua fría para activar la microcirculación.

Córtate el pelo. Aunque sea solo las puntas. Esto favorecerá que tu pelo crezca mucho más sano, por supuesto, pero también se verá más bonito al deshacerte de todas “esa paja” que seguramente ya luzcas por puntas.

Come bien, con una dieta sana y equilibrada. Uno de los primeros síntomas de carencia de vitaminas y nutrientes es un cabello (y uñas) debilitado. No olvides incluir en tu alimentación proteínas de alto valor biológico como son las verduras, el aguacate, los frutos rojos o los cítricos, tienen ácido fólico.

Utiliza aceite para el cabello. Sí, aceite. Y por favor, solo de medios a puntas. Será una sleeping mask para tu cabello que podrás aplicar antes de irte a dormir y, por la mañana, lavar de forma habitual. Notarás el cabello mucho más suave e hidratado, más brillante y bonito.

1/ Nourishing Shampoo, de Davines. Específicos para cabellos deshidratados, está formulado con suaves surfactantes naturales y phytoceúticos de uva ricos en polifenoles antioxidantes (20,60 €).

2/ Nourish Restore Hair Mask, de Freshly Cosmetics. Mascarilla capilar nutritiva reparadora sin siliconas que combina 7 aceites vegetales no grasos de alta calidad y los mejores activos naturales para nutrir, reparar y proteger el cabello y la fibra capilar (18 €).

3/ Cepillo para el cabello, de The Body Shop. Formato mini, para desenredar y peinar –siempre que quieras–, tu cabello mientras masajeas tu cuero cabelludo (4,5 €).

4/ Concentré Essentiel, de Kérastase. Un extra de nutrición con un 99% de ingredientes de origen natural para mantener a raya el encrespamiento y reforzar la hidratación. Aplicar antes de lavar el cabello (41 €).

5/ Rescue Hair Oil, de Apivita. Aceite capilar nutritivo y reparador para todo tipo de cabello. Una combinación de aceite de argán, oliva, avena, girasol, plukenetia y almendra (c.p.v.).

Deja un comentario