Cero Jet lag. ¿Sabes qué es y cómo combatirlo?

Un viaje puede ser maravilloso, pero también agotador. Volver a casa desde otro país puede hacer que tu cuerpo y tu mente se resientan por el horrible jet lag. 

Te vas de vacaciones encantada, te lo pasas fenomenal pero cuando vuelves… el temido cambio horario hace que te olvides de esos días de descanso. Aunque mucha gente todavía cree que esto es una historia inventada y que no pasa, te aseguramos que sí. Y cuanto antes sepas por qué se produce y cómo puedes hacerle frente, mucho mejor.

¿Por qué se produce?

Nuestro reloj biológico, más conocido como ritmo circadiano, es el que controla nuestra sensación de sueño y actividad. Dado que la luz del día es la que marca ese ritmo, viajar a lugares con zonas horarias muy distintas a la nuestra hace que el reloj biológico no esté sincronizado y nos sintamos cansados durante el día y que también sea imposible conciliar el sueño por la noche. Aunque, afortunadamente, es solo cuestión de tiempo que el reloj biológico vuelva a adaptarse a los horarios.

¿Los síntomas? Fatigas, problemas digestivos, confusión, apatía y, por supuesto, alteraciones del sueño. Y si crees que puedes librarte de él porque no te has ido a la otra punta del mapa con un avión, lo sentimos, existe un jet lag social. Dura menos pero sus efectos son igual de perjudiciales y se produce con un cambio brusco de rutina.

¿Cuánto dura?

Aunque depende de cada persona y de su organismo, por lo general, el cuerpo necesita al menos un día de recuperación por cada zona horaria que atraviese. Por ejemplo, si el horario de destino tiene una diferencia horaria de tres horas respecto al lugar de dónde has partido, tardarás algo más de tres días en volver a la normalidad. ¿Lo más curioso? si vuelas hacia el este sufrirás un jet lag más intenso que si lo haces hacia el oeste. Y, aunque parezca absurdo, los expertos lo justifican: el ciclo circadiano humano es ligeramente superior a las 24 horas y, por tanto, se adapta peor a días anormalmente más cortos, que a días más largos.

¿Cómo combatirlo?

Sabemos que es complicado, pero una de las maneras más efectivas para hacer frente al jet lag es que vayas aclimatándote poco a poco al horario que tendrás en tu destino los días previos al viaje.

De esta forma no solo habrás disfrutado de la travesía, también habrás evitado que la vuelta a casa sea un horror.

Deja un comentario