Manuel Ordovás

Unos creen que es muy clásico. ¿Otros? Demasiado atrevido. Para nosotros Manuel Ordovás tiene el equilibrio perfecto. Él, que quería dejarlo todo y necesitaba un cambio, ha demostrado que los sueños son para perseguirlos. ¿Y la moda? para vivirla.

Me puse muy nervioso un fin de semana, llegó el lunes y como tenía vacaciones de sobra hablé con mi jefa y decidí no volver”. Todas las historias tienen un comienzo y la Manuel Ordovás (Manu o @mordovas en su Instagram) fue un punto de inflexión. Él, que había estudiado ADE, que llevaba año y medio trabajando en el Banco Santander y que se aburría, necesitaba más.

Justo mi hermana Paula, que tiene un blog (MyPeeptoes) se casaba y necesitaba un poco de ayuda, así que me puse a ello mientras encontraba algo… Y acabé haciéndole fotos, creamos una agencia de comunicación y me convertí en su representante ”, nos cuenta como si fuera la primera vez que nos vemos. Y es verdad, pero él tiene más de 40k seguidores y MyPeeptoes suma 365k. Para él, yo soy una desconocida – no ocurre lo mismo al contrario. Nada más verle le saludo (no he dudado en reconocerle), me he sentido como si ayer mismo hubiésemos estado comiendo juntos y sé que viene de probar un restaurante, lo vi en sus Stories, que ha estado en la Fashion Week de París y que ha traído su moto con la que se mueve por Madrid. “Me suele pasar”, comenta entre risas. Y mientras yo analizo su estilismo, que no tardaré en verlo en Instagram, me comenta lo complicado que es encontrar nuevas localizaciones y cómo acabó siendo blogger cuando él lo que quería era ser fotógrafo. “Fueron las seguidoras de mi hermana las que empezaron a pedir algunos estilismos masculinos, ¡y ahí estaba yo! Los viernes tenía mi sección – aunque al principio lo pasaba fatal. Pero se quedaba corto y decidí abrir mi propio blog para poder contar todas mis experiencias”.

¿Siempre te había gustado la moda o surgió a través de Mypeeptoes?

Me gustaba, pero no tanto como me gusta ahora. Sí que es verdad que me atraía más el tema de la fotografía, pero cuando ves y ves tanto al final también te apetece empezar a crear tus propios looks.

Como fotógrafo colaboras con GQ con las imágenes de las Street Style de las Fashion Week y también has realizado algunas campañas para firmas importantes…, ¿cómo defines tu estilo?

Yo al principio quería ser fotógrafo, no me planteaba ser blogger, pero me di cuenta que los profesionales trabajaban de una manera diferente, que yo no podía competir a gran escala. Sin embargo, es mi pasión y tengo la suerte de recibir propuestas que solo acepto cuando de verdad me apetece y me divierte.

Voy a las Fashion Weeks masculinas y también a las femeninas, acompañando a Paula –le hago las fotos y soy su representante–, y como estoy en la calle y siempre llevo la cámara empecé haciendo fotos de Street Style para su blog, aunque no terminaban de funcionar, y enseguida GQ me contrató para hacer el Street Style de chicos en la Semana de la Moda de mujer. Y solo he hecho internacional: Nueva York, París y Milán. Un año también lo hice para Telva, pero por lo general siempre me he quedado con GQ. También he hecho Street Style en algún viaje, pero en menos ocasiones.

¿Cómo fue el pasar de estar “detrás del objetivo” a ponerte delante?

Empezó todo con las seguidoras del blog de mi hermana que querían esos estilismos masculinos y al principio lo pasé bastante mal porque no deja de ser raro. A día de hoy sigo controlando yo todo. Sí que es verdad que el 50% de las fotos me las hace Paula, pero el resto se lo pido a amigo y a gente conocida. Por lo general no me las hace nadie que sea fotógrafo porque me gusta que sean con mi cámara, pongo yo la luz, pienso todo… Y digo cómo quiero que me las hagan, para después editarlo. Aunque me hagan las fotos, llevan mi propio sello.

¿Editas con el ordenador o con alguna aplicación de móvil?

Depende de las fotos. Siempre pasan, al menos en un 80%, por el ordenador. Sobre todo, si es un post para el blog. Algunas, después, también pasan por aplicaciones del móvil.

¿Cuáles te gustan más o sueles utilizar?

Utilizo unas tres o cuatro: VSCO, Enlight, LightRoom y AfterLight. Esas cuatro, casi siempre. Cambio una cosita u otra indistintamente.

Comentábamos que empezaste con Mypeeptoes y ahora cuentas con tu propio blog, ¿cómo surgió este proyecto?

Como te decía, sobre todo por el hecho de que se me quedaba muy cortita la sección y tenía tanto que contar, estaba viviendo tantas experiencias que la por lo general la gente no tiene la suerte de vivir ni de tener acceso, que quería poder mostrarlas. Había cosas que yo también quería contar, pero que quizá ya las había contado Paula en el blog y no iba a repetirlo… Sí que es verdad que ahora, desde hace un año, vivimos más cosas de forma individual, pero antes no era así y por eso quise abrir mi propio espacio, que tuvo una acogida buenísima y ahí sigue.

De todas las facetas de tu trabajo, ¿cuál es la que más te gusta?

Al final, me voy a quedar con la de blogger porque es la que me permite vivir más experiencias. Pero la verdad es que cada una de las cosas que hago son fundamentales para mí, porque me gusta muchísimo hacer fotos, ir con una cabecera a hacer para StreetStyle en Fashion Weeks, estar negociando para conseguir las mejores condiciones con Paula, hacer las mejores fotos para una campaña con una marca… Al final todo se va complementando y me gusta mucho.

Para mí (y para Paula) cada día es un reto y siempre intentamos estar renovándonos. Cuando vemos que ya hemos hecho lo mismo tres veces nos sentamos y le damos otra vuelta para pensar en otra manera de hacerlo. Al final eso te espabila.

¿Cómo es un día en la vida de Manu Ordovás?

Me levanto más o menos a las siete menos cinco de la mañana. Según me caigo, me pongo la ropa de deporte, me voy al gimnasio y a las ocho y media ya estoy desayunando, encendiendo el ordenador… Lo primero que hago es comprobar que todo está bien, que ningún cliente está nervioso (risas) contesto a los mails más urgentes porque hay mucha gente que escribe mails de madrugada, yo el primero, y si hay algo que necesite cerrarse ya o la programación de una foto lo cuadro. Después organizo un poco la casa y ya me pongo a negociar, mandar mails… E intentamos quedar entre las 11 y la 1 para hacer fotos de looks tanto de Paula como mías (por la luz), aunque las localizaciones se acaban agotando, ya no sabemos dónde ir… Y después casi siempre tenemos una comida de trabajo o nos han invitado a probar un restaurante o simplemente tenemos que ponernos al día nosotros y cerrar la agenda de Paula, porque ella no para. Luego por la tarde estamos editando fotos para el día siguiente y siempre hay trabajo por hacer.

¿Con qué periodicidad subís fotos tanto del blog como de Instagram?

MyPeeptoes antes se actualizaba los siete días de la semana, era mucho, y ahora se actualiza de lunes a viernes, aunque los viernes soy yo. En mi página (www.mordovas.com) publico los lunes y los miércoles. Y en Instagram publicamos una o dos fotos, pero desde que cambió el algoritmo, porque antes solíamos publicar unas seis fotos diarias.

En la moda masculina es difícil posicionarse: o eres clásico o eres moderno. ¿Tú cómo te consideras?

Es complicado. Yo intento mantenerme en el medio. Sí es verdad que para la gente más moderna soy muy clásico, muy aburrido, y para la gente más clásica soy demasiado moderno. Para mí, mi estilo es clásico, pero intento darle un toque divertido con unas zapatillas, una camiseta o una americana, porque si no al final te aburres. Piensa que vivimos de esto y estamos constantemente pendientes de qué ponernos y qué no. En comparación con otra persona es ordinaria la cantidad de ropa que tenemos (más aún cuando nos quejamos porque no tenemos ropa), pero necesitamos ir diferente casi todos los días.

¿Repites ropa?

Repito, pero con mucho tiempo de diferencia.

¿Cómo preparas tus estilismos?

Depende. Hay días que te pones cualquier cosa y aunque ya lo has sacado todo da igual: “me encanta como voy, voy a hacer fotos”. Otros días te tienes que sacar algo y según ese algo creas el look. O compras algo que quieres estrenar, como cualquier persona, y montas el look porque te lo quieres poner. También influye si tienes un evento concreto y te han dejado la ropa para ese día o si tienes un desfile y llevas algo de la marca… A nosotros sí es verdad que igual nos han contratado un Instagram, pero si te gusta el look, ¿por qué no subirlo en el blog? Depende un poco de cómo te sientas, incluso hay veces que el día anterior me he visto agobiadísimo porque no tengo fotos y no tengo qué publicar… Ahora, por ejemplo, llevo dos semanas sin hacer fotos porque hice muchas en las Fashion Week, pero no es lo normal.

¿Tienes alguna manía a la hora de vestirte?

Sí que es verdad que como me cuesta encontrar ropa de mi talla, porque soy muy pequeñito, me gusta llevarlo todo súper corto y apretado. Hay veces que me paso. Como nunca puedo ir así, porque no encuentro esa ropa en ningún lado, en cuanto puedo me lo arreglo y lo entallo al máximo. Eso es a lo mejor una manía que tengo.

Con tantas fotos que haces (y que te sacan), ¿cuál es el secreto para salir siempre bien?

La verdad que yo no me suelo gustar en las fotos. No me gusto nada. Ahí fue el cambio: porque al principio me sentía muy incómodo, no me veía bien. Ahora he encontrado el equilibro porque no me encanto, pero sé que esa foto gusta, que la gente me ve bien en un determinado tipo de fotos… Sé que hay tres o cuatro posturas que funcionan y son las que suelo utilizar. Al final todo el mundo opina, no a todo el mundo le gusta…, pero lo importante es que a la mayoría le parezca que está bien y ya está.

Ahora que dices que todo el mundo opina, ¿cómo gestionas el tema de los haters?

No tengo muchos haters, en eso tengo muchísima suerte, y cuando me ha salido alguno sí que es verdad que me molesta, pero no le doy mayor importancia. En realidad, tengo tantas cosas que hacer que a los treinta segundos estoy en otra cosa. Si a la gente no le gusta algo son respetuosos por lo general, alguno tiene algún comentario fuera de tono, pero se puede gestionar.

¿Cuáles son los esenciales que no pueden faltar en tu armario?

Unos vaqueros, una blazer azul marino, camisa blanca y mocasín marrón. Siempre funciona. Vas bien para una comida por la mañana, para una reunión por la tarde y por la noche si quieres tomarte algo.

¿Qué accesorio siempre va contigo y no puedes salir de casa sin él?

El reloj. Siempre. No puedo ir sin reloj y eso que no lo utilizo mucho, siempre miro el móvil, pero no puedo ir sin reloj. Es una manía: o lo estoy tocando o lo estoy mirando…, pero no para ver la hora, simplemente necesito llevarlo. Y me encanta cambiarlo según el estilismo, constantemente. 

¿Cómo te cuidas?

Siempre utilizo crema hidratante para el cuerpo, tengo la piel muy seca, una crema de día y otra de noche. Hago por cuidarme, lo necesito, pero no soy maniático. Además, como nos mandan tantos productos todas las marcas no sé si puedo combinar uno con otro y muchas veces me hago un lío. A lo mejor empiezo a utilizar una crema pero me llega otra y como la tengo más a mano, aunque la anterior me vaya bien, pues utilizo esa.

¿Cómo cuidas tu alimentación?

A eso sí le presto mucha atención y como todo cocido: pavo, jamón, arroz blanco, verduras… Y tomo mucha fruta. Eso sí, cuando voy a un restaurante si tengo que “comer mal” siempre intento comer algo que me satisfaga y al menos ya que me estoy “portando mal” al menos disfrutar.

Entre todas las cosas que hacéis, ¿hay algún proyecto que tengáis entre manos y nos puedas contar?

Sí es verdad que me apetece montar algo paralelo como negocio, de venta al público, pero todavía no tengo muy claro qué. Tengo muchas ideas en la cabeza, pero no tengo muy claro qué, así que todavía no puedo contarte nada.

Deja un comentario