¿No sabes qué ponerte?

Y tienes el armario lleno… Entonces necesitas un armario cápsula. Con mucha menos ropa, pero intercambiable entre sí – y sobre todo coherente con tu estilo.

Operación detox

Porque cuando abres el armario, ¿no te sientes identificada por las prendas que hay en él? Es hora de saber qué necesitas y qué no te vas a poner. ¡Una limpia!

Una buena inversión

Solo necesitas 20 piezas para lograr 20 estilismos completamente distintos – y siempre algún complemento (todoterreno) de una firma buena que puedas combinar con otras prendas low cost.

Tu paleta de color

Porque la clave no solo está en el color que más te guste llevar, sino en aquél que funcione mejor con tus piezas clave… Elige dos tonos neutros y otros cuatro “acento” para accesorio o piezas muy especiales.

Compra con cabeza

Antes de adquirir una prenda nueva plantéate 5 cuestiones: encaja en mi estilo, me gusta su material, me sienta bien, tengo algo parecido y lo puedo combinar con al menos tres looks.

Realiza listas

A nosotras nos vuelven encantan y en la vida real nos ayudan analizar qué es lo más nos ponemos y nos muestran en qué hemos fallado en el pasado.

Ante todo, organización

Coloca tu armario. Ordena por temporadas, tipo de prendas y, sobre todo, por colores. ¡Será la forma más sencilla de visualizar tu look por la mañana!

Deja un comentario