La búsqueda del tesoro “DECO”

Se agolpan en calles serpenteantes, dibujan un frenesí de anticuarios y se convierten en el imprescindible de cualquier ciudad. Hablamos de los mercadillos (deco) en clave vintage que bien merecen hecernos viajar por toda Europa.

Mercatone dell’Antiquariato del Naviglio Grande

Milán. Navigli

Alpina y elegante. Así conocemos a la ciudad de los aperitivi en la Piazza del Duomo. Gastronomía, arte y cultura, un bazar italiano al que esta vez se le suma un plus: El mercado de Navigli. Sí, los canales milaneses de la zona de Navigli se ponen de moda el último domingo de cada mes (excepto julio). Entre las ocho y media de la mañana y las 6 de la tarde estas orillas se convierten en un auténtico espectáculo de antigüedades. Muchos de los puestos son de las propias tiendas de la zona, otros tienen desde muebles Art Decó, hasta libros, fotografías y algo de ropa vintage.

Mercado de Saint Ouen

París. Rue des Rosiers 138/140, Saint-Ouen

Mundialmente conocido como el Mercado de las Pulgas, es el Mercado de Saint-Ouen. Muebles, ropa, antigüedades, libros, joyería, artes, monedas… Un bazar a pie de calle que apuesta por la combinación de estilos para crear ambiente: desde baúles del siglo pasado que hacen de maletas viajeras, hasta jarrones con aire retro e ilustraciones modernas, ¡una maravilla!

Singular Market

Madrid. c/ San Cayetano, 8 

Sus piezas están inspiradas en los mil y un viajes de Elena –su creadora–, que después de pasar un año empapándose del espíritu neoyorquino, decidió abrir junto a su hermano una tienda propia de decoración, en León. ¿Ahora? Su flagship store se ubica en Madrid, así que ¡muy atentas urbanitas! Porque sus piezas –de iluminación y mobiliario–, cuentan con personalidad propia.

Portobello Market

Londres. Portobello Road 

En fin, simplemente Portobello. Se encuentra en la zona de Notting Hill, sí, el famoso film, con el que la ciudad de Londres llegó a lo más profundo de nuestros corazones. Y con él, Portobello. Es uno de los mercados de anticuario con más estilo. No solo por las calles que emanan color y lujo, sino por el frenesí de ideas que puedes encontrar. Cajas con estampado british, figurines de bronce, lámparas antigüas –mejor dicho, vintage–, y todo tipo de complementos, no solo para tu hogar, sino para tiendas con espíritu boho o restaurantes que tengan pendiente una decoración barroca.

Mauerpark Flea Market

Berlín. Bernauer Strasse 63-64

El nombre del Mauerpark (parque del Muro) tiene su origen en el muro levantado en 1961, que aquí constituía la frontera entre la antigua zona de Prenzlauer Berg y Wedding. ¿Ahora? Es un paraíso para los amantes del vintage y una cita obligada de los domingos berlineses, amenizada por docenas de músicos callejeros.

Vintage Market 

Estocolmo. Plaza de Blasieholmstorg

Haz un hueco en tu agenda, preferiblemente de mayo a septiembre y apunta: Suecia. Porque es allí, donde hace relativamente poco, se ha inaugurado uno de los mercadillos vintage más jugosos de Europa. Se realiza dos sábados al mes y es una opción infalible para encontrar los detalles más originales en cuanto a regalos se refiere. Además, hay vendedores de las tiendas de alrededor que sacan sus muebles a relucir y vender por precios más bajos de lo habitual.

Deja un comentario